jueves, 4 de enero de 2018

PANFLETO: ¿QUIENES SON LOS INFILTRADOS?

* Difundido el 19 de diciembre de 2017

Infiltrado es el Estado, que nos reprime con todo el peso de su ley y su fuerza, matando y encarcelando a los insurrectos que en estos días han dado el ejemplo combatiendo en las calles.
Infiltrados son lo que nos cagan todos los días en el trabajo asalariado.
Infiltrados son los que se meten en las luchas del pueblo para hacer campaña electoral.
Infiltrados son los que nos fumigan, son los que nos envenenan con cianuro, son los que destruyen los montes y el río, son lo que privatizan la tierra.
Infiltrados son lo que asesinan a nuestros hermanos de los pueblos ancestrales, y también son infiltrados los que los victimizan, los que quieren apagar su lucha por medio de plata y asistencialismo.
Infiltrados son los que ahora se rasgan las vestiduras por la represión pero cuando ellos estuvieron en el poder también balearon y encarcelaron a luchadores y luchadoras.
Infiltrados son los que promulgaron la Ley Antiterrorista.
Infiltrados son los medios de comunicación de la burguesía.
Infiltrados son los que mintieron sobre el compañero Santiago Maldonado y los que señalaban de violentos a los que salimos a las calles a luchar por su memoria militante.
Infiltrados son los que nos separan con discursos patriotas de los explotados de otras latitudes del Planeta.
Son aquellos a los que les aterra la revuelta, porque sus discursos quedan vacíos y sin sentido.

Infiltrados son los que inventaron la teoría de los infiltrados.
¿Por qué son infiltrados? Porque son los que se escurren en nuestras luchas para diluir cualquier iniciativa de Acción Directa fuera y contra el Estado y el Capital. 
La calle es nuestra, lo hemos demostrado en estos días de lucha.
No caigamos en su juego. Que en estos momentos de lucha tan grande no nos dividan.
Salir a la calle, aunque no se tiren piedras, aunque no se confronte de manera directa con las fueras del Estado, ya es violento, porque estamos cortando de forma abrupta la rutina del Capital. Cuidémosnos entre todas y todos.

¡Mantengamos vivo el fuego de la revuelta!

lunes, 18 de diciembre de 2017

PANFLETO: ¡QUE SE VAYAN TODOS!

* Repartido el lunes de 18 de diciembre de 2017 en Rosario y Buenos Aires

Este lunes 18 de diciembre la Cámara de Diputados intentará nuevamente convertir en ley la propuesta de modificación del sistema de actualización de los haberes jubilatorios. Tras una seguidilla de arremetidas exitosas contra el salario del proletariado, esta reforma se convirtió en el punto de discordia del plan de austeridad y acumulación, y en muchas ciudades del país la furia se ve en las calles.
 
Pero tenemos que ser sinceros, y es por eso que afirmamos que estamos movilizados en solidaridad con nuestros viejos, ya que para los y las trabajadoras jóvenes las jubilaciones parecen un cuento de otra época. Quienes hace dos, cinco o diez años ingresamos al mercado laboral no podemos ni concebir que pasará en nuestra tercera edad, si en nuestra inmediata cotidianidad saltamos de un trabajo precario y mal pago a otro.
 
Fue la CGT —que hoy nos invita a salir la calle— la que hace solo unos días puso su firma para una reforma que hace de esa precarización ley. Y son ahora ellos, junto a otros reformistas varios, los que no cuestionan ni por un momento el corazón de la actual reforma: el aumento de la edad jubilatoria. Esto, que para empresarios y administradores del Estado se define como un problema demográfico y de recaudación, lo debemos traducir en la realidad de que la cantidad de dinero que debe recibir la población jubilada excede al dinero que aporta la población laburante.
 
Para la burguesía el problema es que la gente está viviendo más y no quiere seguir trabajando. Para nosotros es que cada vez pauperizan más nuestras condiciones de vida, extendiendo e intensificando nuestras jornadas de trabajo y matándonos mes a mes con los impuestos y las expensas. Y encima de todo eso, quienes tienen un trabajo en blanco deben aportar mensualmente para engrosar el aparato de intermediación y represión que son los sindicatos.
 
El sistema jubilatorio está en crisis, pero esa crisis es una parte de la inestabilidad general de esta fase de acumulación capitalista en la región. Esta situación no comenzó con el gobierno de Macri y tampoco es algo de escala nacional. Va más allá. Es producto del proceso general de crisis y recomposición del Capital a nivel mundial.
 
Queremos ser claros: esta situación económica no es pasajera. No es un problema de gestión política. No hay ningún caudillo que pueda salvarnos de esta. Compartimos como muchos el rechazo hacia todo lo que expresa y representa el gobierno de Cambiemos, pero también rechazamos las falsas soluciones que nos proponen peronistas, izquierdistas y sindicalistas. La solución al problema jubilatorio y a todos los problemas de origen económico, es la abolición misma de todo lo económico. Fin del trabajo asalariado y del dinero. Estas reflexiones pueden parecer extremas, pero son imprescindibles si queremos que nuestra agitación comience a conformar una verdadera salida de fondo a la miseria capitalista.
 
Mientras tanto, no podemos dejar de lado que en las calles la represión se está agudizando. En los disturbios del jueves 14, por la sesión parlamentaria, el saldo fue de 46 detenidos y detenidas. Gendarmería practicó una verdadera cacería hacia los militantes más combativos que pusieron el cuerpo en las calles aledañas al Congreso. También levantaron gente que solo pasaba por ahí, plantándole “pruebas”, como piedras y panfletos. Los milicos, como siempre, después de pegar también aprovecharon para manosear a las compañeras.
 
A la militante anarquista y delegada de Ademys Susana Vidal, no solo la golpearon durante la represión sino que fue detenida al otro día, junto a otras personas que se llegaron hasta las puertas de Comodoro Py para solidarizarse con los presos por luchar. Fue allanado su domicilio junto al de otros compañeros, en busca de información y material subversivo —los afiches por el compa Santiago Maldonado entre ellos. La Ley Antiterrorista impulsada por el gobierno kirchnerista sobrevuela a estos luchadores. En la madrugada del domingo 17 de diciembre fueron liberados gran parte de los detenidos pero quedan todavía seis personas adentro. ¡No los dejemos solos!
 
Estamos a horas de que se cumplan 16 años del 19 y 20 de diciembre del 2001, jornadas históricas en la región. Tomemos de esos días lo mejor que nos dejaron. La organización autónoma, la lucha callejera directa contra los perros del Estado, el sabotaje frente a la mercancía, la solidaridad humana entre desconocidos, la calle como lugar de fiesta, encuentro y resistencia.
 
Por eso, si hoy, mañana y cada vez que sea necesario nos convocamos a tomar el terreno para enfrentarnos a la imposición del Estado y el Capital, lo haremos bajo nuestras propias condiciones, organizándonos, cuidándonos y no permitiendo que nuestra vida sea la justificación para pequeños juegos estratégicos de los políticos de mierda. Porque para nosotros lo que está en juego es la vida misma, en confrontación con lo que nos destruye. Porque hoy somos nosotros, nuestros compañeros y compañeras los que han sido sometidos al rigor de la violencia de la represión.
 
¡LIBERTAD A LOS 6 DETENIDOS DE COMODORO PY!
¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!
¡SANTIAGO MALDONADO Y RAFAEL NAHUEL
VIVEN EN LA LUCHA!

martes, 28 de noviembre de 2017

PANFLETO Y AFICHE: SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO MAPUCHE EN LUCHA


Las recuperaciones territoriales por parte del pueblo mapuche en lucha a ambos lados de la cordillera continúan creciendo y extendiéndose, a la vez que la represión se agudiza. El día sábado 25 de noviembre fue asesinado por Prefectura el compañero Rafael Nahuel, joven mapuche de 22 años que se encontraba resistiendo en la lof Lafken Winkul Mapu a 35 Km de Bariloche. Rafael junto a otros compañeros se encontraban defendiendo la reciente recuperación territorial frente a un mega operativo represivo iniciado el día jueves 23. La región está saturada de fuerzas represivas y los compañeros continúan resistiendo pese a la brutal represión y la muerte.

Facundo Jones Huala, lonko de la comunidad en resistencia de Cushamen, continúa preso desde junio en Esquel a la espera de un inminente juicio con el que buscan extraditarlo a Chile.

Nuestro compañero Santiago está muerto, asesinado por las fuerzas represivas y lo único que ha hecho la justicia es manosearlo, con infinitas autopsias que solo buscaron frenar la bronca para seguir mintiendo y protegiéndose.

No podemos esperar nada del Estado, que solo reprime, asesina y nos trata de estúpidos. Luchemos por Rafael y por Santiago. Continuemos movilizados por la libertad de Facundo Jones Huala y contra la represión hacia las comunidades mapuche. 

SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO MAPUCHE EN LUCHA
LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA
SANTIAGO MALDONADO Y RAFAEL NAHUEL PRESENTES
¡VIVA LA LUCHA REVOLUCIONARIA!

------------------------------------------------------------------------------------------------------

Compartimos en formato pdf el volante y el afiche para difundir por donde se considere necesario.

lunes, 27 de noviembre de 2017

PANFLETO POR RAFAEL NAHUEL

* Repartido el domingo 26 de noviembre en Rosario

Ayer los perros guardianes del Estado hicieron bien su trabajo: mantener a fuego y sangre los privilegios de quienes todos los días nos aplastan las cabezas.
 
Ayer, mientras familiares, amigos y compañeras velaban a Santiago Maldonado, la Prefectura asesinaba en las proximidades de Villa Mascardi al compañero mapuche Rafael Nahuel, que junto a otros weichafes había estado refugiándose en los cerros, luego de la brutal represión y desalojo del jueves pasado a la Lof Lafken Winkul Mapu.
 
Ayer le toco a él, hace casi cuatro meses a Santiago y si retrocedemos en el tiempo podemos nombrar miles de rebeldes que se opusieron a esta vida mercantilizada, donde el Estado no dudo un segundo en cortar el latido de sus corazones. Poniéndoles un tiro, tirándolos al río, encarcelándolos, torturándolos… Así nació esta nación, así se consolidó la Argentina, a fuego y sangre desde hace dos siglos.
 
Quienes nos oponemos de raíz a esta realidad social sabemos que no es una medida extrema del gobierno actual, sino que es la continuidad de un proyecto donde la propiedad se reafirma sobre la vida. Un proyecto que tiene siglos y que arrasa todo el planeta, progreso lo llaman algunos…
Amamos este territorio, mas no este país. Somos enemigos de quienes dicen amar estas tierras y las envenenan con glifosato en los campos, cianuros en los ríos y deforestan miles de hectáreas en pos de la avaricia ganadera. No son “nuestras tierras”, no solo porque son propiedad de unos pocos y tenemos que pagarlas hasta después de muertos, sino porque no queremos que nuestra forma de vida este basada en la posesión. ¡Son tierras con las cuales queremos convivir!
 
El Estado y sus reformistas hablan de derechos, nosotros de necesidades. Necesidad de alimentarnos, vestirnos y poder pisar un suelo sano para subsistir.
 
¡RAFAEL NAHUEL, PRESENTE!
¡SANTIAGO MALDONADO, PRESENTE!
¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!
¡POR LA TIERRA Y CONTRA EL CAPITAL!

domingo, 26 de noviembre de 2017

¡AQUÍ Y AHORA LA LUCHA CONTINÚA! ¡SANTIAGO MALDONADO PRESENTE!

El martes 17 de octubre un cuerpo sin calor ni pulso es plantado en el río Chubut, en un lugar que es visitado a diario por los compañeros de la comunidad de Cushamen para buscar agua. Después de 78 días y 78 noches de la desaparición de Santiago esto no puede significar otra cosa por parte del Estado que la actitud mafiosa de tirarles el cuerpo en el patio.

Hacemos cuenta mental de los asesinados en manos del Estado, los vamos pasando… Luciano Arruga también apareció “el día de la lealtad”. La tarea se dificulta, la angustia se esparce y nos deja fríos. El Estado mata, siempre. Mataron a un compañero, ahora.

La movilización por la aparición con vida de Santiago Maldonado se vuelve masiva en un contexto de desmovilización general. Al igual que las demostraciones vinculadas al “Ni una menos” o a reclamos socioambientales en ciertas localidades, un tejido solidario y de lucha está siendo reconstruido. Asimismo, sus limitaciones e incapacidades van quedando al descubierto.

Cada vez que una lucha o un reclamo se hacen masivos, sorprende la facilidad con la que son encuadrados por el reformismo y el progresismo. Esta vez es una de las peores en los últimos tiempos. Estamos acostumbrados a las condenas a la violencia y el extremismo, a las acusaciones de infiltrados hacia todos aquellos que cuestionen el orden. Pero duele más aún cuando el propio compañero que está en boca de todos formaba parte activa de ese extremismo que tanto condenan. Mes a mes se suceden movilizaciones masivas, pero vacías de contenido combativo, donde la oposición busca hacer campaña con el terrorismo de Estado.

Cuando aparece Santiago los días previos a las elecciones, a fines de evitar la movilización social, grandes sectores de la oposición llegan a decir que las marchas son promovidas por el gobierno para declarar Estado de sitio y suspender los comicios. Otros sectores se amparan en un supuesto respeto a la familia para contribuir a la pacificación. Sea como sea, el partido del orden da un buen golpe. Logra su objetivo sin demasiado esfuerzo, el ciudadanismo en Argentina es aplastante.
«¡Urgente! ¡Difusión! Si el domingo vas a votar tené cuidado ¡es una trampa! Los candidatos son los mismos que se infiltraron en las marchas por Santiago para sacar su tajada en estas elecciones. La responsabilidad no es solo de un gendarme aislado ni del partido de turno. El Estado es responsable, no lo avales con tu voto. ¡Que se vayan todos! ¡Santiago Presente!», difundido en las “redes sociales”.

Vanesa Orieta, hermana de Luciano Arruga (1), se expresó de manera similar: «Cuídense el domingo, van a meter milicos de todos los colores en todas las escuelas, jardines, etc. Cuídense por favor va ser un matadero, los esperarán armados hasta los dientes, con sus armas les apuntarán la fila indicada donde esperar para entrar al cuarto oscuro, donde verán imágenes que les pueden provocar daños cerebrales. Tengan cuidado por favor, les roban el alma y la ilusión una vez que ponen esa bala en las urnas, perdón esa boleta en las urnas.»

Y el hermano de Darío Santillán (2), Leonardo, ante los llamados a la calma y a mantenernos encerrados fue muy claro y sintético. Desde su triste experiencia de dolor, pero también de lucha, señaló: «¿A qué vamos a esperar? ¿A qué se entibie? ¿A que pasen las elecciones? A la mierda todo, la familia está hecha mierda… Cuando pasó lo del 26 de junio, si no hubiese sido por un pueblo que salía la misma tarde a repudiar la feroz represión que pesó sobre nosotros, mientras los medios elaboraban las mentiras más absurdas y desde el poder se planeaban las más de veinte denuncias para meternos en cana a todos los que estábamos en la calle, si no hubiese sido por ese pueblo consecuente con su historia de lucha, nosotros como familia de Darío no salimos porque estábamos asimilando ese gran golpe. En esos momentos, cómo íbamos a pensar en marchar, en esas horas no teníamos ganas de nada. Gracias a todos los que ese día y los días siguientes salieron a la calle, logramos frenar el gran golpe que se venía sobre las organizaciones populares que estábamos en la calle y ponerle un freno al gobierno de Duhalde. No sé qué les hace pensar a algunos que a estos los vamos a parar quedándonos en nuestras casas.»

Notas
1. Tenía 16 años cuando fue secuestrado y asesinado por la policía, por negarse a robar para ellos. Su cuerpo estuvo desaparecido durante más de 5 años, hasta que fue “encontrado” como un NN en una morgue judicial.
2. Asesinado a sangre fría por las fuerzas represivas junto a su compañero Maximiliano Kosteki, ambos militantes del Movimiento de Trabajadores Desocupados, el 26 de junio de 2002 en el marco de un masivo piquete en el puente Pueyrredón en Capital Federal. En aquella ocasión, al igual que ahora con los mapuche de Cushamen, el Estado trató de culpar a sus propios compañeros por el asesinato.
Pese a la inyección de miedo, por acá y por allá alguna calle se corta, cristales se rompen, algo estalla, gente se mueve, son gestos de rebeldía. Y en situaciones de represión, un gesto combativo vale más que cualquier declaración de pretensiones unitarias.

La confirmación por parte de la familia llega la tarde del viernes 20 de octubre. Ese cuerpo es nuestro compañero. Nuevamente las calles del territorio argentino y el mundo atestiguan el reclamo por Santiago. La sensación de Santiago viviendo a través de la lucha se intensifica en nosotros. Las elecciones pasan y no cambia nada sustancial, como siempre.

Desde esos días solo se escucha de pericias, autopsias, de nuestro hermano siendo manoseado. En definitiva, estudios de autoreconocimiento que revelen cuál fue la situación y el modo en que el mismo Estado argentino impartió la justicia burguesa. Los profesionales de la contrarrevolución extraen las conclusiones para garantizar la represión efectiva del futuro, tanto en el cuerpo de Santiago como en el reconocimiento del territorio en conflicto que ocupan las comunidades de Cushamen.

Cuando decimos que el Estado es terrorista significa que la planificación capitalista se impone mediante el terror. El terror paraliza y debilita, desgasta.

La desaparición y la muerte son su cara más bestial. Pero, sobre todo, es la vigilancia la que está actuando diariamente entre nosotros. Colectivamente tenemos posibilidades de hacer frente a la investigación o a posibles aprietes para sacar información. Dándonos apoyo mutuamente, intentando protegerse uno y sus compañeros. No hablar de más. Ya se vio, vigilancia no es solo la policía, ellos no pueden solos. Vigilancia es perseguir la rebeldía mediante la acusación, la estigmatización, el señalamiento.

Frente a las fuerzas represivas siempre es importante remarcar lo principal: no brindar información, menos incriminar a otras personas. Las leyes de la burguesía no están para defendernos, solo nos tenemos los unos a los otros. Como siempre, de las situaciones represivas solo podemos salir con apoyo y acompañamiento en las calles.

Los métodos represivos son duros, los agentes del orden saben castigar la desobediencia. A pesar de lo que digan los milicos, no va a ser atenuante el “colaborar”. La represión estatal busca quebrar nuestra voluntad, nuestra mente y nuestro cuerpo. Si hasta usaron la vieja táctica de señalar como traidores a los propios compañeros mapuche para dividirnos. Es ineludible reflexionar colectivamente sobre luchas recientes y comprender la represión, para ser capaces de hacer frente a la agresión capitalista.


* Foto de tapa: Mural realizado en la jornada “Santiago Presente. Libertad a Facundo Jones Huala. Por la tierra y contra el Capital” en la plaza Bélgica de la ciudad de Rosario, el domingo 12 de noviembre 

AL CIERRE DE ESTA EDICIÓN...

Lof Lafken Winkul Mapu

El jueves 23 a la madrugada finalmente, Gendarmería, Policía Federal y Parques Nacionales, intentaron desalojar a esta recuperación territorial. Mujeres y niños golpeados, precintados y gaseados.

Otro grupo se internó en el bosque para seguir resistiendo, siendo perseguidos por la fuerza pública. Las detenidas con sus hijitos entre 2 y 10 años fueron trasladadas a la Delegación de la Policía Federal y liberadas hacia las 8 de la noche.

El sábado 25, weichafes de la comunidad que se habían dispersado por los cerros buscando refugio, regresaron al sitio de la comunidad. Allí los esperaba la Prefectura, que comenzó a dispararles, hiriendo gravemente a 2 de ellos y matando cruelmente y por la espalda a Rafael Nahuel, un compañero de 22 años de edad recién cumplidos.

La lucha continúa

«Asfixia por sumersión, a la que coadyuvó un cuadro de hipotermia»

El día viernes 24 de noviembre el Estado ha abierto su boca para decirnos cómo murió Santiago Maldonado. Sea como sea, son ellos los responsables de que nuestro compañero ya no viva. No creemos sus mentiras.

¡Seguiremos con los rebeldes siempre!

OTOÑO, COCO, SANTIAGO...

«En el mural de Otoño y Coco» llaman los afiches por las calles de El Bolsón. Ahí fue el lugar de encuentro para movilizarse por la aparición con vida del compañero Santiago Maldonado y la libertad del lonko Facundo Jones Huala. «En el mural de Otoño y Coco…» Unas cuadras más allá otro mural recuerda a los Calfullanca.

Los muertos y los desaparecidos se van sumando y se transforman en el punto de partida para seguir luchando por los nuevos compañeros que el Estado mata o desaparece. Las caras y graffitis en las paredes también se van multiplicando.

Tal vez por no ser de allí, tal vez por tener tantos amigos y compañeros a lo largo de Argentina y Chile, la desaparición de Santiago Maldonado el 1° de agosto y su asesinato están mostrando a mucha gente la terrible violencia capitalista que se vive en esa zona del norte patagónico. Tristemente, Santiago es uno más de los cuerpos que desaparece o asesina la democracia.

Con 16 años a Otoño Uriarte la secuestraron el 23 de octubre del 2006 en Fernández Oro, en el norte de Río Negro. Su cuerpo fue hallado el 26 de abril del 2007 en un paraje cercano. La Justicia, factor fundamental de la mafia de la trata de personas, nunca investigó la hipótesis más firme: a Otoño la secuestraron para prostituirla, en complicidad con la policía. Luego la violaron entre varios y, finalmente, la asesinaron. Obviamente el Estado dejó libres a los sospechosos y una vez más la culpa fue de la víctima, deslizando el rumor de una deuda por drogas.

El 13 de enero del 2011 Guillermo «Coco» Garrido, oriundo de Epuyén, comete una pequeña infracción con su auto en El Bolsón. La policía lo detiene en la comisaria 12 y lo incomunica sin razón alguna. Una hora después avisa a los familiares que Coco se había suicidado colgándose de su cinturón. El “suicidio” de detenidos es una práctica habitual en las comisarias del país. Pero en este caso, todo el circo presentado por policías, fiscales y médicos fue aún mayor. El Equipo Forense de Bariloche respaldó la hipótesis. El comisario Folleri y el subcomisario Cabrera son ascendidos. El juez Calcagno archiva la causa, la cual se reabre en octubre del 2011 y nuevos forenses analizan el cuerpo. Sale a la luz la hipótesis que desde el principio todos sabían: a Coco Garrido lo mataron los policías a golpes. Han pasado 6 años de movilizaciones en El Bolsón y Epuyén. Han pasado 6 años y todo está como el primer día.

«Indios de mierda, los vamos a cazar» vociferaban entre otros insultos los gendarmes el 1 de agosto cuando los integrantes de la comunidad de Cushamen intentaban cruzar el río Chubut en medio de los balazos. Como se sabe, ahí redujeron a Santiago y lo subieron a la camioneta Unimog, práctica común entre los grupos policiales y parapoliciales de la zona al servicio del Estado y los terratenientes.

Desde el 10 de abril del 2013 no se sabe nada de Genaro y Cristian Calfullanca, padre e hijo. Peones rurales, de oficio alambradores, desaparecieron en la zona del río Tigre en la estancia de Raúl Zarza, zona rural de Cholila, muy cerca de Cushamen. Debían declarar como testigos por un pleito de tierras. La policía fue a buscarlos pero no los encontró y no avisó nada a la familia… que al día de hoy sigue siendo amenazada por los poderes locales.

El 11 de enero de 1993 a Lucinda Quintupuray de 79 años, una de las más antiguas pobladoras de Cuesta del Ternero a 30 km de El Bolsón, la mataron a tiros en su casa. Los especuladores inmobiliarios no aceptaron los sucesivos «no» de la abuela a ceder sus tierras. Unos meses después, sospechosamente, su hijo Victorino muere ahogado en el río cercano. A fuerza de lucha, en el año 2008 los descendientes de Lucinda pueden recuperar las tierras. Las comunidades ancestrales mapuche y tehuelche son asediadas y tiroteadas todos los días.

Investigar para el Estado, en el caso del compañero Santiago, significa seguir allanando y violentando a las comunidades, como pasó en Ratquihue, Lafkenche y Paynefilú en Neuquén, en Vuelta del Río, comunidad vecina a las Lof en Resistencia, e incluso allí mismo ya que gracias a los sucesivos operativos fue que se pudo plantar el cuerpo en el río. En los últimos días nuevos allanamientos han caído en Río Negro y Neuquén, en domicilios de militantes sociales buscando conexiones con la RAM.

¿Qué tienen en común Iván Torres Millacura de Comodoro Rivadavia, Jorque Pilquimán de Bariloche, Julián Antillanca de Trelew y Atahualpa Martínez de Viedma? Los cuatro cumplen las mismas características: jóvenes pobres urbanos, de origen mapuche. Los cuatro son asesinados por las policías de sus respectivas ciudades. El drama de la migración a las ciudades de sus antepasados al perder las tierras, el racismo y la explotación en los hormigueros de piedra en los que estamos obligados a vivir.

La multiplicación del rostro de Santiago en las marchas, trajo otro rostro en los carteles. El de Daniel Solano, trabajador golondrina de origen guaraní, nacido en Salta y desaparecido en el 2011 en Choele Choel, en el marco de su participación en un conflicto laboral contra la empresa contratista. Otro desaparecido por organizarse y luchar.

Podríamos seguir y la lista sería interminable hacia atrás y lamentablemente seguirá continuando hacia adelante, donde hoy lamentamos agregar al compañero Santiago. Continuará si es que no le ponemos un freno al progreso capitalista y sus guardianes. Donde florece el Capital con sus estancias, proyectos turísticos y sus megaobras energéticas, también florecen los desalojos, la miseria, la trata de personas y el adoctrinamiento estatal. También florece y florecerá la rebeldía.

Los barrios del Alto Bariloche se levantaron en el 2010 hartos de violencia policial, como se levantó la zona de Esquel desde el 2002 para poner freno a las megamineras y la zona de El Bolsón para defender la Pampa de Ludden. Desde el 2015 se vienen levantando las comunidades mapuche con Cushamen a la cabeza, al igual que lo hacen sus hermanos del otro lado de la cordillera.

En momentos de terminar este texto, una nueva recuperación territorial se ha iniciado en cercanías a Villa Mascardi en Río Negro. La comunidad Lafken Winkul Mapu ha recuperado tierras a Parques Nacionales y se espera más represión y resistencia.

Tomemos el ejemplo que viene del sur y no seamos únicamente solidarios en la tragedia si no compañeros en la lucha.

En el mural de Otoño y Coco…. y en los próximos murales para Santiago, nos seguiremos encontrando.


* Una versión anterior de este texto fue publicada en el boletín Chenque Negro nro.10, Comodoro Rivadavia, región Argentina.