domingo, 2 de diciembre de 2018

Nuevo libro: Wenüy. Por la memoria rebelde de Santiago Maldonado

DESCARGAR EL LIBRO

Santiago Maldonado fue un joven anarquista desaparecido por la Gendarmería argentina el 1º de agosto de 2017. Tras la represión al corte de ruta en el que participaba, su paradero resultó desconocido durante 77 días, hasta que su cuerpo fue plantado en el río Chubut.

En ese periodo, se sucedieron innumerables manifestaciones exigiendo su aparición con vida y en solidaridad con la lucha mapuche. Pero a medida que el caso se fue haciendo masivo todo tipo de mentiras y ocultamientos comenzaron a circular en torno a Santiago, sus compañeros, familiares y amigos, tanto por parte del gobierno de turno como de sus mezquinos opositores.

Estas páginas buscan que hable Santiago, así como todos aquellos que fueron callados, ninguneados y reprimidos. Para los mapuche wenüy significa amigo. Una amistad que floreció en la lucha.

Luego de algunos meses de actividad colectiva hemos reunido testimonios, crónicas, fotos, dibujos y canciones. El proyecto fue creciendo. Charlando entre compas, proyectando, profundizando. Buscando siempre la memoria rebelde.

Entrevistas, viajes, mensajes que iban y volvían, textos para corregir, fotos de aquí y allá, pruebas de imprenta. Una actividad colectiva fraterna que unió diversas historias y kilómetros.

Este libro busca hacer ejercicio de una memoria rebelde que, más allá de recordar, tiene que aprender de todo lo sucedido, para fortalecer y dar continuidad a la lucha.

Noviembre de 2018. Rosario, región argentina.


miércoles, 14 de noviembre de 2018

¡RAFAEL NAHUEL PRESENTE! ¡TERRORISTA ES EL ESTADO!

Descargar en pdf
«En el día de hoy 10 de noviembre del 2017, hacemos pública la recuperación territorial en zona donde se encuentra ubicado el Relmu Lafken, más conocido como lago Mascardi. Esta recuperación se basa en la necesidad en la cual nos encontramos luego de ser reducidos, reubicados y despojados de nuestra mapu, por parte de los wingka» (Declaración pública, Lof Lafken Winkul Mapu).

Pocos días después de que plantaran el cuerpo de Santiago Maldonado, empezó a circular en diversos medios de comunicación que un grupo mapuche radicalizado había tomado un predio cerca de Villa Mascardi, que pertenecería a Parques Nacionales y está ubicado a 35 km de Bariloche. La operación judicial y mediática, con fines represivos, llevaba tiempo armándose y el resultado en sangre no tardaría en llegar.

El 23 de noviembre Gendarmería Nacional cortó la Ruta 40. Entre estos, Prefectura y Policía, eran cientos los efectivos del Estado, armados hasta los dientes, que llegaron hasta la comunidad. La orden judicial fue del Juez Villanueva, la denuncia la hizo Parques Nacionales, y fueron efectivos del Grupo Albatros, brazo de élite de la Prefectura Nacional, los que subieron a cazar a los mapuche. Redujeron a mujeres y niños, a la machi Betiana Colhuan Nahuel le hicieron tragar tierra, los precintaron y llevaron a la sede de la Policía Federal de Bariloche. Los verdugos destruyeron todo lo que pudieron, se llevaron comida y herramientas.

Mientras tanto, guerreros de la comunidad lograban refugiarse cerro arriba, resistiendo el avance represivo. Los medios aprovecharon esta situación para remachar más la idea de guerrilla mapuche. En ese contexto, el grupo Albatros, entre las 114 balas que disparó hirió a Johana Colhuan Nahuel y asesinó por la espalda a Rafael Nahuel, primo de Betiana. En declaraciones a la prensa un testigo de los hechos relató: «él gritó “¡me dieron, me dieron!”. Nos dimos cuenta que estaban tirando con munición de 9 mm. Nos agachamos, y las balas rebotaban por todos lados. Otra lamien (hermana) fue herida en el hombro, la bala le pasó de lado a lado. En un momento sentimos un grito, cayó el peñi (hermano) Rafael al piso, y gritaba: “¡ahhh, no puedo respirar, no puedo respirar!”». El cuerpo de Rafael fue bajado del cerro por Fausto Jones Huala y Lautaro Gonzáles, que terminaron detenidos.

Les decía que no aflojaran y siguieran recuperando el territorio, que no lo entregaran a los winka, que quería morir en su tierra. Quienes lo acompañaron antes de su muerte declararon a la prensa que sus últimas palabras iban en ese sentido. Rafael Nahuel iba a tener una casa, sus animales y su siembra junto a su gente. Pero antes lo asesinó el Estado. La vuelta a la tierra tiene esta cara represiva que los mapuche van asumiendo con dignidad.

Esto fue el sábado 25 de noviembre. Al momento de ser asesinado por la espalda Rafael Nahuel tenía 22 años. Vivía en una casita en el barrio Nahuel Hue, Bariloche. Desde hacía tiempo había iniciado su camino personal y espiritual como mapuche, participaba en la recuperación territorial y tenía planeado mudarse ahí.

La muerte de Rafael Nahuel, o “Rafita” como le decían con cariño, derivó en algunos disturbios en las afueras del hospital y dentro de la Catedral. El 26 una multitudinaria marcha recorrió las calles de Bariloche. Esto se replicó en algunas ciudades, incluso al otro lado de la cordillera. El 29 en Bariloche fueron liberados, tras golpes y un inicio de huelga de hambre, Fausto Jones Huala y Lautaro Gonzáles. A un año del fusilamiento de Rafael Nahuel, Fausto, Lautaro y la comunidad son los únicos perseguidos. Aunque el Estado sea claramente responsable.

El Cabo Primero Francisco Javier Pinto y los verdugos armados, en su ignorancia, pensaron que matando iban a detener la recuperación y se equivocaron, al igual que los funcionarios del Estado argentino, que sigue persiguiendo a los sectores solidarios y a las comunidades, y que otorga impunidad a su banda de asesinos intentando implantar la idea de enfrentamiento con guerrilleros.

Levantar una machi

La recuperación territorial aún hoy se llama lof Lafken Winkul Mapu, y tiene una finalidad trascendental para el conjunto del Pueblo Mapuche. Allí se levanta una machi, la primera del Puel Mapu luego de décadas. El rol de machi, que puede asumir una mujer o un varón, se encarga de atender las dolencias físicas, espirituales y psicológicas de su comunidad. Profunda conocedora de las propiedades de las plantas, también puede atender partos e interpretar sueños. No se elige ser machi, sino que ante señales que da el cuerpo y la naturaleza, es necesario asumir el rol.

El Estado argentino, en las sucesivas persecuciones y matanzas contra los mapuche, se ensañó particularmente con las figuras de autoridad en las comunidades. Durante la última dictadura militar muchos de estos crímenes fueron silenciados, en Chubut y Río Negro. A veces ni siquiera eran perseguidos políticamente, sino que morían encarcelados por “ejercicio ilegal de la medicina”.

La última machi en el Puel Mapu fue doña Carmen Antihual, que falleció el 23 de septiembre de 1980, con más de cien años. Vivió casi toda su vida en Paraje Caichihue a 85 Km de Zapala, Neuquén. Allí, atendió y aconsejó a sus hermanos mapuche, pero también a cualquier persona que necesitara su sabiduría. Además de machi fue, en vida, una importante referente de la lucha mapuche de aquellos años.

Hoy, la machi Betiana Colhuan Nahuel, de 17 años, es la que lleva esta responsabilidad ante su pueblo.

Parques nacionales: Naturaleza muerta

El famoso perito Fransisco Moreno, y el rosarino Estanislao Zeballos, fueron quienes brindaron el fundamento científico e intelectual a la Conquista del Desierto iniciada en 1879. La matanza argentina en aquellas tierras dio también el puntapié inicial para que ambos brillen como pioneros de la investigación geográfica y antropológica en el país. Tumbas saqueadas para adornar vitrinas y sobrevivientes llevados prisioneros como piezas vivas al Museo de Ciencias Naturales de La Plata, fueron el método científico utilizado.

En recompensa el Estado argentino regaló a Moreno 22 leguas en torno al lago Nahuel Huapi, y este a su vez devolvió una parte, con la condición de que sea creada un área protegida. Así nacía en 1922 el Parque Nacional del Sud, con 7.500 hectáreas, el primero de Argentina y tercero del mundo después del Yellowstone en EEUU (1872) y el Banff en Canadá (1885).

La Argentina “granero del mundo” no podía mostrarse mejor: campos sin indios, cientos de obreros revolucionarios masacrados, encarcelados o deportados, millones de vacas y hectáreas de trigo para alimentar al mercado y una política de protección al paisaje. En 1934 se le dio mayor extensión y el nombre actual: Parque Nacional Nahuel Huapi. Actualmente posee 710.000 hectáreas.

La creación de áreas protegidas es la cara bonita de la dominación capitalista de la tierra, separando lo que debe ser conservado de aquello que puede ser devastado. Pero esto no significa que estas áreas no sean explotadas. De la mano del turismo, cumplen la misma función que un campo de soja, un feedlot o una fábrica: producir ganancia.

Mientras tanto el Estado, los privados que gerencian, las cadenas hoteleras y empresas de turismo ganan millones en una explotación que se vende como inofensiva. ¿Hay realmente diferencia entre las 900.000 ha de Benetton y las 700.000 ha del Nahuel Huapi? ¿Quién factura más?

La llegada de Parques Nacionales y la Policía de Frontera (actual Gendarmería) fue un verdadero calvario para los mapuche tras la conquista. Incontables serían las familias que fueron desalojadas acusadas de “usurpación”.

Así, la defensa del territorio conquistado tras la fachada de “protección de la naturaleza” osciló entre los asesinatos y el incendio de casas y la negociación y el dinero por parte del Estado.

En una entrevista reciente, un compañero de Rafita cuenta: «Acá el Estado, Parques Nacionales, nos vino a proponer el co-manejo, cuando recién arrancaba el conflicto, y nosotros le dijimos que no porque no queremos vivir como un zoológico, eso ya lo tuvieron con nuestros antepasados. Nosotros queremos vivir sin depender de ellos, independientemente. Lo del co-manejo es una falsedad. Las comunidades que están en Bariloche por ahí se conforman, porque tiene su beneficio monetario, pero tienen que estar a las órdenes de Parques Nacionales, a las órdenes de los que ellos quieren. Parques Nacionales si quiere les dice: podés tener diez ovejas, podés tener solamente dos caballos, por acá te vamos a hacer un camino para que pase la gente a ver mapuches. Si querés podes vender tus artesanías, parte de tu cultura. Y eso es el co-manejo. Que Parques Nacionales haga lo que quiera en el territorio. Pero cuando recuperamos nosotros, ahí sí cambió todo». (Extraído de la entrevista Lof Lafken Winkul Mapu resiste del colectivo Matanza Viva, disponible en youtube)

La lucha en Lafken Winkul Mapu y en otras comunidades mapuche, así como en distintas partes de todo el Planeta, debe hacernos accionar y reflexionar en torno a qué relación queremos con el todo que nos rodea.

Como humanidad explotada necesitamos quitar del medio a quienes solo ven recursos: naturales o humanos.

Liberar la Tierra para liberanos. Reestablecer una vida total entre la humanidad y el Cosmos.

En 1678, a orillas del lago Relmu, un grupo mapuche ajustició al encargado de la evangelización de la región, el padre jesuita Nicolás Mascardi. Tras la Conquista del Desierto, el perito Moreno rebautizó el lago en su homenaje. Hoy la lucha en sus boscosas orillas vuelve a nombrarlo Relmu: arco iris.

¡Con Rafael Nahuel en la memoria a seguir en la lucha!

¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!

El 4 de diciembre en Valdivia se va a desarrollar un nuevo juicio contra Facundo Jones Huala. Luego de un proceso plagado de irregularidades, con una extradición sorpresiva, no sería de extrañar una condena desmedida o un burdo montaje. Sobre todo teniendo en cuenta el grado represivo que tiene el Estado de chile contra el pueblo mapuche.

Pase lo que pase tras el juicio, sigamos siendo solidarios y rebeldes en la lucha contra la opresión capitalista.

BRASIL: PROGRESO Y ORDEN

El 28 de octubre, Jair Messias Bolsonaro fue electo presidente de Brasil. Es importante retener este dato para luego no excederse con acusaciones de golpista y antidemocrático. Mucho menos necesario es acusar a los votantes de masa anestesiada o similares cuando los resultados electorales no son los deseados. El representante del Partido Social Liberal ganó con casi 58 millones de votos y su adversario Fernando Haddad (Partido de los Trabajadores) obtuvo algo más de 47 millones. Otra fiesta de la democracia. Cabe recordar también, ahora que suele invisibilizarse, que aproximadamente un tercio de quienes están inscriptos en el padrón no votaron, votaron en blanco o anularon.

Podríamos detenernos en sus nauseabundas declaraciones, hay citas de sobra para demostrar su capitalismo fervoroso, misoginia, homofobia, anticomunismo, apología del terrorismo de Estado... pero no vamos a hacerlo por razones de estómago y espacio. Tampoco queremos hacer prevalecer los discursos sobre la realidad. Cuando ganó Trump en EE.UU. señalábamos que Obama había deportado más inmigrantes que ningún otro presidente, sin embargo, se tenía miedo a Trump por lo que podía hacer con ellos. Los progresistas llamaban a continuar la política del Partido Demócrata y muchas personas crédulas eran enceguecidas por quién–dice–qué en vez de ir a los datos de la realidad. Así, decíamos que el discurso sobre los inmigrantes se vuelve más importante que los inmigrantes mismos.

De la misma manera, ahora surge un cúmulo de sorprendidos de que las corporaciones evangélicas intervengan en la política brasilera. Ya habían apoyado a Lula da Silva y posteriormente a Dilma Rousseff, pero poco se dijo de ello. Habrá que pensar si los pastores saben dónde apostar su dinero o si realmente definen los resultados electorales.

«Ele Não» fue la consigna de los perdedores de la contienda. Los parecidos con la política argentina son sorprendentes. Con la campaña «Macri No» el kirchnerismo intentó alzarse con el botín completo del “campo popular”, aglutinando a quienes no estuviesen de acuerdo con el burgués que actualmente gobierna. El representante de ese frentepopulismo que, a fin de cuentas era el Frente Para la Victoria, fue, tal como Haddad, un candidato poco carismático y poco querido; los millones de votos recibidos eran más por espanto que por convicción.

Evidentemente Haddad y Bolsonaro no son lo mismo. Seguro es que el gobierno de Bolsonaro ejercerá su poder con una mano más dura y que garantizará actuar con mayor libertad contra el proletariado en general, y particularmente contra los rebeldes y disidentes políticos y sexuales, o quienes simplemente quieran salir a protestar. Instigando, claro, a la guerra entre explotados. Si personajes como Haddad y Bolsonaro fuesen lo mismo no podrían alternarse en el poder de acuerdo a las necesidades del Capital.

En Brasil, así como en Argentina, durante estos últimos años de gobiernos progresistas, la movilización social ha sido reprimida o asimilada e institucionalizada, en fin, democratizada
. Las expresiones de organización por fuera de partidos y sindicatos han sido disueltas, o más bien se han dejado disolver, y cada vez que urge una necesidad parece que hay que esperar a las próximas elecciones o despuntar el vicio yendo a pedir a la puerta de algún ministerio o sesión de gobernantes. «Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado», decía Benito Mussolini.

Lula garantizó el pago de la deuda pública, asegurando al resto de los capitalistas un piso mínimo de estabilidad fiscal que les permitiese invertir con seguridad. Ninguno de los gobiernos del PT alteró en nada las condiciones de la explotación social y la acumulación capitalista en Brasil. ¿Por qué deberían de hacerlo? Tales gobiernos fueron el soporte de una “amplia negociación nacional” destinada a garantizar que la explotación capitalista pudiese proseguir sin contratiempos.

Para cumplir su cometido, a lo largo de sus tres períodos de gobierno, el PT cooptó y puso bajo su control lo susceptible de ser cooptable: a la mayoría de las dirigencias sindicales y sociales, transformando a los líderes populares en ministros, asesores de mercado, administradores de fondos de pensión e inversionistas. Se las arregló para calmar el descontento social con una calculada combinación de programas sociales y terror represivo. Cuando Lula aceptó dirigir la Misión de ocupación de Haití en 2004, no solo le demostró a EE.UU. que era un aliado confiable para aplastar democráticamente la protesta social en el continente. Al llevar al ejército brasileño a los barrios pobres de Haití, le proporcionó a las tropas un laboratorio para intervenir en las favelas de Río de Janeiro, tal como ocurrió durante las masivas agitaciones populares en contra del Mundial de fútbol del 2014.

Fue el gobierno de Dilma Rousseff el que recalificó los cortes de carreteras y las tomas de tierras como delitos terroristas. Fue bajo gobiernos socialdemócratas, y no de derecha, que las cárceles de Brasil batieron los récords mundiales de hacinamiento y degradación de las condiciones de “vida” de los reclusos.

Durante los gobiernos del PT la producción de alimentos en Brasil disminuyó en más de 35%, con el consiguiente aumento de los precios cobrados a la clase trabajadora, debido a las facilidades dadas a las multinacionales agrarias para introducir monocultivos. Miles de campesinos fueron desplazados gracias a las políticas de gobierno y las grandes empresas agropecuarias.

Fue bajo los gobiernos del PT, y no bajo gobiernos fascistas, que la deforestación de la Amazonía alcanzó el “punto de no retorno”. Bolsonaro ha llegado a poner orden luego de que la socialdemocracia progresista trabajó duramente justamente para el progreso ¡del Capital!

Que la próxima vez no nos sorprenda tanto. No se trata de sabérselas todas ni de extremismos, sino de la posibilidad de hacer algo a tiempo y no lamentarse cuando ya es demasiado tarde. Es más difícil entrar en pánico cuando la cara amable de la burguesía está preparando el terreno para la catástrofe, a menos que seamos los asesinados por sus fuerzas de seguridad, sus muertos de hambre, sus encarcelados, sus suicidados por las condiciones impuestas o los expulsados de sus territorios por sus negociados, por las “inversiones extranjeras” por las que ruegan los progresistas. A quienes padecen la cara feroz de la opresión y explotación en Brasil quizás esta victoria no les sorprenda tanto.

SINDICALISMO Y RELIGIÓN

Al finalizar tantas manifestaciones, antes que comiencen o comentando por qué no ir, ya desde hace años se conversa entre afines: «parece una procesión», «si seguimos así vamos a terminar de rodillas», «esto más que exigir es rogar», «solo falta que se pongan a rezar», y otras comparaciones con el mundo religioso.

El tiempo avanza y las diferencias entre una procesión y una marcha son tan mínimas que los sindicalistas y peronistas, el 20 de octubre pasado, llamaron a marchar a la procesión de la Virgen de Luján «rogando por paz, pan y trabajo» (sic). Los soldados de dios, la patria y Perón invitaban a concurrir a los asalariados con sus familias.

Además de los explotados en cuestión, participaron el Frente Sindical por un Modelo Nacional (integrado por Moyano, SMATA y la Corriente Federal), la CTA, así como intendentes y referentes del Partido Justicialista. La izquierda partidaria y la que duda frente a las elecciones se enojó porque estos pidieron por la «paz social» y no elaboraron un plan de lucha para el año que viene. Siguen esperando peras del olmo y pensando que los defensores históricos del orden capitalista son traidores.

En épocas de exigencias de divorcio entre Iglesia y Estado, se olvida la íntima relación que tiene el estatismo con la religión, de la deuda del sindicalismo con la Iglesia católica, apostólica y romana.

Nada nuevo bajo el sol… Solo cinco años después de aquel mayo por el cual aún conmemoramos el 1° de mayo, más precisamente el 15 de mayo de 1891, el papa León XIII promulgó la encíclica Rerum novarum. Para quienes no estemos empapados en este sagrado mundillo, nos explicamos: una encíclica papal que indicó una alta prioridad para un tema en un momento dado. Esta, que se podría traducir como «de las cosas nuevas» o «de los cambios políticos», alertó sobre la creciente y feroz lucha obrera contra los enviados de dios en la tierra: las autoridades patronales, políticas y religiosas. Fue una carta enviada por el Papa a los obispos que trató sobre las condiciones de la clase explotada. En esta carta no invitaba a quemar a los rebeldes en una hoguera sino a calmarlos apoyando su derecho laboral de «formar uniones o sindicatos», reafirmando también su apoyo al derecho de propiedad privada.

El segundo punto de la encíclica Rerum novarum es muy claro al respecto: «Para solucionar este mal, los socialistas, atizando el odio de los indigentes contra los ricos, tratan de acabar con la propiedad privada de los bienes, estimando mejor que, en su lugar, todos los bienes sean comunes (...) Pero esta medida es tan inadecuada para resolver la contienda, que incluso llega a perjudicar a las propias clases obreras; y es, además, sumamente injusta, pues ejerce violencia contra los legítimos poseedores, altera la misión de la república y agita fundamentalmente a las naciones.» ¿Piensan muy diferente los sindicalistas cristianos de hoy?

El punto 15 nos despeja toda duda celestial de la función terrenal de la religión: «para acabar con la lucha y cortar hasta sus mismas raíces, es admirable y varia la fuerza de las doctrinas cristianas. En primer lugar, toda la doctrina de la religión cristiana, de la cual es intérprete y custodio la Iglesia, puede grandemente arreglar entre sí y unir a los ricos con los proletarios, es decir, llamando a ambas clases al cumplimiento de sus deberes respectivos y, ante todo, a los deberes de justicia. De esos deberes, los que corresponden a los proletarios y obreros son: cumplir íntegra y fielmente lo que por propia libertad y con arreglo a justicia se haya estipulado sobre el trabajo; no dañar en modo alguno al capital; no ofender a la persona de los patronos; abstenerse de toda violencia al defender sus derechos y no promover sediciones».

El 1° de mayo, «fiesta de san José obrero», aclaran los comehostias, pero de 1991, otro funcionario eclesiástico conocido como Papa Juan Pablo II, con ocasión del Centenario de la encíclica Rerum novarum promulgó la Centesimus annus. Donde venía a reafirmar el programa invariante de la burguesía: contención del proletariado y defensa de la propiedad privada.

En fin, los papas de cada religión siempre han sabido la función de los sindicatos y no han temido confesarlo: mediación, y por tanto contención, entre los explotados y explotadores para que los primeros no terminen con los segundos; y disciplinamiento para el trabajo, y por tanto, para la acumulación capitalista.

«Es grave error creer que el sindicalismo obrero es un perjuicio para el patrón. Por el contrario, es la forma de evitar que el patrón tenga que luchar con sus obreros, que su sociedad patronal que lo representa luche con la sociedad obrera que representa al gremio. En síntesis, es el medio para que lleguen a un acuerdo, no a una lucha» (Juan Domingo Perón en la Bolsa de Comercio, el 25 de agosto de 1944).

«El joven Estado obrero tiene necesidad de sindicatos, no para que luchen para conseguir mejores condiciones de trabajo… sino para que organicen a la clase obrera conforme a las metas de la producción, para que eduquen y disciplinen a los obreros... para que ejerzan su autoridad en estrecha cooperación con el Estado, para que dirijan los obreros en un plan económico único (...) Los sindicatos deben someter a los obreros a una disciplina y enseñarles a considerar los intereses de la producción antes que sus propias necesidades y exigencias» (Trotski, IX Congreso del Partido Bolchevique, 1920).

viernes, 19 de octubre de 2018

EN TIEMPOS DE CRISIS...

Descargar en pdf
La atmósfera social en Argentina es estimulada permanentemente por la posibilidad de un colapso financiero. La militarización y el monitoreo vigilante avanzan en campos y ciudades.

Deber, sacrificio, explotación. El gobierno de turno y los partidos provinciales plantean un escenario de austeridad para salir adelante. La oposición propone lo mismo para no volver al pasado.

Prevalecen los intereses particulares y corporativos. Es la voz de los empresarios argentinos la que se alza, tratando de optimizar sus ganancias, usándonos de carne de cañón, para presionar al Estado o a otros capitalistas en la obtención de privilegios y ayuda para sus negocios. Nos impulsan a que luchemos… ¡por sus intereses!

Cantos de sirena y lágrimas de cocodrilo nos quieren empujar a salvar la empresa o el país.

Son propuestas pragmáticas y reformistas que suelen estar en la vanguardia de la acumulación, y cuya función social, más allá de las intenciones, es empantanar el combate en el terreno enemigo.

La izquierda progre ya está dispuesta a ayudar a la burguesía nacionalista si esta decide no pagar la deuda al FMI. En su preocupación por salvar los intereses burgueses insiste en romper con el Fondo o con los arreglos hechos con él. ¡Ayudar a los explotadores solo es ayudar a que nos exploten mejor! Con ellos, y en su terreno, no hay solución posible.

No descubrimos nada cuando decimos que el problema de la deuda externa es un problema interno al Capital, y posicionarse por lo que tiene que hacer o no la burguesía es tomar partido por sus intereses en vez de luchar contra todos ellos y contra su sistema económico.

El Capital no tiene patria para sus ganancias, ni fronteras para los negocios. Los ricos no van a pagar la crisis. Y la causa de la crisis no es la deuda, sino la propia economía capitalista. El enemigo es el Capital, nacional, extranjero, privado, estatal. Esta crisis no tiene nada de argentina.

Para quienes sufrimos todas las privaciones y frustraciones posibles, sin ser responsables ni beneficiados bajo ningún aspecto por el capitalismo, las victorias o derrotas de ayer y de hoy son inseparables.

Si en el número anterior de nuestro boletín resaltamos lo peligroso de confundir la realidad con la Edad Media, tras la votación en el Congreso a favor del aborto clandestino, vale decir que tampoco son los 90 o el 2001. Hay un terreno social distinto para la revuelta, para la protesta masiva, la desobediencia colectiva, la autoorganización, los ataques al Estado y su policía, a la propiedad privada.

La protesta y la subversión no siempre caminan juntas, aunque se complementen, incluso las expresiones de violencia o acciones directas pueden carecer de radicalidad cuando su única afirmación positiva termina siendo las promesas de los poderosos y algunas migajas. La burguesía es la que se quedó con el producto del conflicto social, recuperando las revueltas en su provecho. Luego de estas grandes derrotas vino una domesticación social pestilente.

Hay una confianza plena en las instituciones burguesas y un freno de la acción colectiva por fuera de los márgenes impuestos por el partido del orden. La pérdida de memoria colectiva y la incomunicación son cada vez más problemáticas, las grandes conurbaciones son focos de miseria levantados sobre un espacio vacío de sentido, rellenado con mensajes obsoletos, pero sobre todo espacios policiales. Los movimientos que surgen muchas veces no afrontan las contradicciones del sistema capitalista, sino que las disimulan, afirmando la neutralidad del Estado y la posibilidad de otro capitalismo, de otro desarrollo, de otra globalización, de otra política, otro sindicalismo.

Decir todo esto puede no caer simpático, incluso puede parecer pesimista. Pero pesimista es quedarse en el terreno que proponen los explotadores y opresores y no confiar en las capacidades de nuestra clase, la de las personas explotadas y oprimidas del planeta.

Es oportunista y perverso querer convencer “a la gente” de que es posible parar el aumento de precios y de la desocupación presionando para que los funcionarios voten una ley en su contra. En el capitalismo las crisis son inevitables y en estas se profundiza la violencia del Capital. La salida suena maximalista, sin medias tintas, pero no se trata de que esto termine de hoy para mañana. Debemos asumir la lucha revolucionaria y comprenderla como parte de un largo proceso de los explotados y oprimidos. La revolución social no es una doctrina que nace de principios dogmáticos, nace de los hechos. La clase explotada del mundo constituye y es a la vez constituida por hechos. No somos espectadores de los sucesos, somos sus protagonistas.

Lanzar consignas al aire que quedan bonitas en un cartel o gozan de popularidad en las “redes sociales”, no implica que esté fermentando un movimiento social y masivo que pueda poner freno a los embates sufridos.

Impartir consignas y promesas como anuncios publicitarios no solo es un gran engaño, atenta además contra nuestra capacidad de reflexión y acción colectivas. Si candidatos de uno y otro partido hacen esto cada vez que pueden es para perpetuar el orden de cosas existente.

Y no se trata solamente de una lucha en el terreno teórico, o de tener “todo claro” para salir a luchar. Se trata de extraer lecciones del antagonismo social. Evidentemente exigir la renuncia de un presidente o un ministro, reclamar por vivienda o por el cese de los aumentos son reivindicaciones que expresan necesidades concretas, pero no por ello son revolucionarias.

La trampa reformista está en presentar la revolución como algo diferente a la generalización de muchas de las reivindicaciones. En presentar la reforma como la posibilidad de solución a los problemas sociales que jamás ha solucionado y que jamás solucionará.

Es preciso comprender que la crisis no van a pagarla los ricos, que tras un representante de la burguesía vendrá otro a relevar su cargo en este orden de muerte reinante, que los patrones son representantes del Capital pero que no basta con echarlos de una patada en el culo, que las leyes están hechas para quienes las crearon y que la conciencia nacional no es lo mismo que la conciencia de clase.

Es necesario asumir, en el enfrentamiento con los guardianes del orden y la represión, que ellos no son el capricho de un verdugo, sino parte del plan histórico de los gobiernos para someter a los rebeldes y proteger la propiedad privada. Y al desafiar una propiedad privada particular debemos asumir que nuestra lucha será contra la propiedad privada en general. Así como grabar a fuego una realidad innegable: nuestra existencia se opone al Capital, a mayor ganancia del capitalista mayor es nuestro sufrimiento. Solo «somos todos argentinos» cuando quieren esconder el antagonismo de clase, parar las reivindicaciones imparables y canalizarlas en el chaleco de fuerza de la reforma.

Si abandonamos la dimensión emancipatoria y transformadora de la lucha, su proyectualidad, los explotados vamos a seguir protestando contra lo que nos daña y nos mata, una y otra vez. Como el destino de Sísifo en la mitología griega, condenado por los dioses a empujar una piedra gigante montaña arriba, solo para que vuelva a caer y tener que llevarla nuevamente hasta la cumbre de manera indefinida.

SANTIAGO Y LA LUCHA POR LA VERDAD

¿Por qué insistimos con Santiago Maldonado quienes no queremos héroes ni mártires, quienes rechazamos los personalismos? Porque insistir con Santiago Maldonado y su lucha es insistir con la lucha por la verdad. Aunque hablar de verdad suena mal en estos tiempos posmodernos donde cada quien crea su propia interpretación de la realidad. Aunque “propia” es un decir, porque ésta suele ser la interpretación dominante. Porque hay dominantes y dominados, y esa es una verdad. Como que Santiago no se ahogó solo y eso también es una verdad, aunque los ciudadanos obedientes digan lo contrario. Como que estaba cortando la ruta encapuchado reclamando por la libertad de Facundo Jones Huala cuando fue desaparecido y que venía de participar en otras luchas, que también es una verdad irrefutable. Lo sucedido no puede cambiarse, aunque claro que cada cual puede contar la versión que se invente de los hechos, ocultar lo que sucedió, tergiversarlo o hasta usarlo para su propio beneficio.

En su novela 1984, George Orwell dice que si todos los testimonios dicen lo mismo, entonces la mentira pasa a la Historia y se convierte en verdad. Luego lanza la ya conocida frase: «El que controla el pasado, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado.» Y nosotros no podemos permitir eso. No podemos permitir que la mentira nos ahogue. Que triunfe la mentira es la victoria de los mentirosos.

Luchamos por la verdad, pero una verdad que no sirve ni en los tribunales ni para ganar votos. Porque es una verdad inútil para los jueces, fiscales y dirigentes (o aspirantes a serlo). Luchamos por la verdad, y con la verdad como arma. Porque no podemos partir de la mentira ni del ocultamiento para transformar el mundo.

La familia de Santiago luchó cada día contra las mentiras de los medios de comunicación. A nosotros desde un comienzo nos bastó con las palabras de los compañeros que estaban ahí, que sobrevivieron a la represión del 1° de agosto en Cushamen. No es su versión de los hechos, son los hechos contados por boca sincera y combativa. Sin embargo, comprendemos el empeño de los familiares en rebatir cada estupidez, cada mentira planificada, cada imbecilidad de estos falsificadores a sueldo, que en todos estos meses y según los intereses de sus jefes, ya ni siquiera se dedicaron a la falsificación de los hechos, sino sencillamente a sustituir una mentira de su autoría por otra. La familia Maldonado no pudo tolerar la mentira. Aunque se vaya la vida en ello, es la lucha por la verdad.

«En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario», es una frase atribuída a Orwell. La han utilizado diversos mentirosos de la política, del periodismo o del intelectualismo. Sin embargo, no pierde vigencia ni deja de ser, justamente, una verdad.

HABLANDO CON LAS PAREDES: «HAY MUJERES CON PENE»

Lxs inconformes hacen hablar a las paredes para reflexionar, para agitar, para sorprender. Nosotrxs queremos hablar con las paredes para profundizar lo que gritan.

¿Por qué es más fácil o atractivo decir que «hay mujeres con pene» o que «algunos hombres también menstruamos», que insistir en la destrucción de los roles de género? ¿Por qué nos cuesta tanto dejar de lado las identidades individuales para afirmar que somos seres humanxs? Con pene, con vagina, con genitales mutilados al nacer por la institución médica o con cuerpos que no entran en los cánones establecidos. Cánones que nos impuso esta sociedad basada en la normalización, la represión de los deseos y la clasificación infinita de todo aquello que se le escapa. ¿Vamos a seguir clasificándonos como aprendimos? ¿De verdad vamos a esperar el reconocimiento del Estado y las instituciones? ¿Por qué mi identidad como individuo es tan importante? ¿Por qué es tan importante que se me reconozca en mi singularidad? Si es el mismo capitalismo el que nos vendió el cuento de que somos individuos separadxs lxs unxs de lxs otrxs, llenos de desconfianza y prejuicios. En realidad, no nos vendieron ningún cuento. Día a día las relaciones mediadas por el trabajo condicionan y determinan casi todos los aspectos de nuestras vidas, y así históricamente nos fuimos transformando en consumidorxs caprichosxs, aisladxs lxs unxs de lxs otrxs exigiendo reconocimiento. Fuimos infantilizadxs y transformadxs en seres sumisxs con caprichos de reconocimiento individual, como cualquier consumidor/a insatisfechx. Y no se puede dejar de lado que las imposiciones de género fueron y son parte fundamental del desarrollo y el mantenimiento de este modo de relacionarnos. Porque históricamente para todas las sociedades de clase la estratificación por géneros fue constitutiva para separar a lxs oprimidxs, creando la familia y los roles de género, y asignándole a cada uno un modo particular de mantener y reproducir la ganancia y el poder para unxs pocxs. Haciendo pasar estos roles por cualidades naturales de cada sexo y encubriendo su verdadera funcionalidad. No vivimos en un eterno presente como nos quieren hacer creer los medios de comunicación, las “redes sociales” y principalmente la reproducción de los tiempos capitalistas que llevamos en casi todas las esferas de nuestras vidas. Las categorías como “cis-género”, “trans-género”, “bio-hombre”, “bio-mujer”, entre infinitas más, según la subjetividad y autopercepción de cada individuo, incluso la de “no-binarie”, pueden ayudar a cuestionar las formas tradicionales binarias de dividir los roles de género creados por la sociedad. Sin embargo, el problema es que no se trata de agregar más categorías, sino de superarlas, de superar la lógica de integración, de destruir las lógicas mercantiles que están presentes hasta cuando creemos estar cuestionándolas. La obsesión de esta sociedad por la identidad sexual no es casualidad. Poco vamos a resolver ampliando su espectro. Debemos enfocarnos en reconocernos como seres humanxs, con cuerpxs diferentes, sin que importe lo que tenemos entre las piernas o cómo nos autopercibimos individualmente. Hay que reconocerse como oprimidxs en lucha y actuar, reflexionar, cuidarse de no hacer lo mismo que creemos estar criticando, porque esa es el arma más poderosa del enemigo. Destruyamos de una vez por todas esta normalidad asesina.

¡DIEGO PARODI EN LA CALLE!

El compañero, arrestado en las jornadas del 14 de diciembre de 2017, fue liberado el 12 de septiembre de este año, luego de estar 9 meses secuestrado por el Estado en el penal de Marcos Paz. Su último contacto con la calle había sido durante la resistencia a la sesión especial en el Congreso convocada para debatir la nueva ley de movilidad jubilatoria.

Entrevistamos a Diego para Temperamento. Con una sonrisa cómplice y plenos de alegría hablamos, entre otras cosas, de su acercamiento al hip-hop y de la lucha anárquica, la lucha mapuche y su comunicación con Facundo Jones Huala. También de sus impresiones tras la desaparición del compañero Santiago Maldonado y su repercusión en Buenos Aires, los disturbios de diciembre, su detención y liberación.

Se puede escuchar en: blog.temperamento-radio.com

PRÓXIMAMENTE: WENÜY. POR LA MEMORIA REBELDE DE SANTIAGO MALDONADO

Estamos finalizando un libro que compilará testimonios, crónicas, fotos, poesías y canciones. Para que hable Santiago y quienes fueron callados, ninguneados y reprimidos el año pasado. El proyecto fue creciendo charlando entre compas, proyectando, profundizando.Buscando siempre la memoria rebelde. Contactando a quienes habían sido sus compañeros y compañeras de lucha. Entrevistas vía telefónica, viajes a distintos lugares, mails que iban y volvían, fotos de aquí y allá, pruebas de imprenta. Una actividad colectiva fraterna que unió diversas historias y kilómetros. Para los mapuche wenüy significa amigo. Una amistad que es afecto y compañerismo. 

¡Aquí y ahora, la lucha continúa!

ACTUALIDAD DE LA LUCHA MAPUCHE

El pasado 11 de septiembre, Facundo Jones Huala fue extraditado a Chile desde la cárcel de Esquel. El proceso de extradición finalizó rápidamente, y dictaminaron que el juicio será a principios de diciembre. Mientras tanto, continúa en la Cárcel de Alta Seguridad de Valdivia en condiciones penosas. El “gran diario argentino”, con mucha bajeza, titulaba «El lonko Jones Huala se queja porque pasa frío», pero lo que no dice es que el penal está instalado en un humedal del que brota agua, que las ventanas son aberturas con barrotes sin vidrios, que el baño solo cuenta con agua fría y no puede acceder a agua caliente para un té, un mate o una sopa...

Debemos recordar el contexto en el que Facundo comenzó a ser perseguido, detenido y procesado: en una comunidad mapuche en resistencia a megaproyectos capitalistas que pretenden represar el Río Pilmaiquén. En el año 2013, el Estado chileno inició un juicio político a los defensores del territorio, que fueron absueltos de nueve causas, entre ellas Pisu Pisué. Luego de esto, un entramado entre los gobiernos de Argentina y Chile comenzó a rondar la vida de Facundo y la comunidad de Cushamen.

Felizmente, fue recibido, visitado y apoyado por distintos sectores del pueblo mapuche, que se acercan a la cárcel a brindar su fuerza.

Paralelamente, Lautaro González y Fausto Jones Huala están siendo acorralados judicialmente, al serles prohibida su defensa, mientras el Estado intenta aprisionarlos para ser indagados e imputados por “atentado al orden constitucional”, por haber reconocido pertenecer al Movimiento Autonomo de Puel Mapu (MAP) y vivir en el territorio recuperado por las “Pu lof en Resistencia de Cushamen”, sumando esta acusación a las imputaciones por usurpación, atentado agravado y muerte dudosa.

En un comunicado publicado de septiembre, el compa Lautaro, además de anunciar que no se va a entregar al sistema judicial, escribe: «Ante este panorama de persecusión, hostigamiento y criminalización, pretenden culparnos de un supuesto “enfrentamiento armado” para proteger y dar impunidad a los asesinos del weichafe Rafael Nahuel Salvo, entregarme mansamente quedando en manos del Estado y su sistema judicial corrupto nunca fue una opción, porque aprendí de mi gente a resistir y combatir la opresión a la que pretenden someternos. No me arrepiento de haber intentado salvar la vida del weichafe Rafael Nahuel Salvo, de haber bajado su cuerpo moribundo de la montaña hasta la ruta, para que su familia no padezca el sufrimiento de que desaparezca en manos de las fuerzas represivas, asumiré las consecuencias y no claudicaré en mi accionar.»

Estas situaciones, sumadas a otras persecusiones que sufren las comunidades mapuche en el sur, como la quita de personerías jurídicas a seis comunidades en Neuquén o los diferentes intentos de apropiarse del territorio por parte de distintos empresarios, dan pauta de la agudización represiva que se está viviendo en las recuperaciones.

ALEMANIA: ACCIONES CONTRA LA DEFORESTACIÓN Y LA CONTAMINACIÓN

La lucha en distintas ciudades de Alemania frente a la nociva industria minera a cielo abierto está generando repercusión internacional. Su particularidad se enmarca en una perspectiva general de conflictos contra las lógicas devastadoras del Estado y el Capitalismo.

La lucha en defensa del milenario bosque de Hambach está viviendo momentos críticos. Esta es una nueva experiencia de lucha colectiva en defensa de la tierra y contra la empresa RWE. En la región de Renania, en Alemania, esta compañía está explotando tres minas de lignito. Además, gestiona cinco plantas energéticas, obligando a muchos pueblos a mudarse de un territorio que está siendo destruido y contaminado. Para hacer más grande una mina, están talando el bosque y la compañía pretende tenerlo talado por completo para antes de 2019.

En el año 2012 algunos cientos de personas ocuparon distintas zonas del bosque y crearon una red internacional de comunicación. Esto se acompañó con sabotajes a la maquinaria, resistencia a los desalojos y llamados a ocupar en la temporada o resistir la violencia policial con barricadas.

En el mes de septiembre, en temporada de tala, un gran despliegue policial empezó a desmantelar las casas de madera, construidas en los árboles a varios metros de altura, como comúnmente se hace en este tipo de luchas. Los defensores del bosque iniciaron una campaña de acción incluso a nivel internacional.

En los desalojos se detuvo y reprimió a cientos de personas y un amigo de la causa, que estaba fotografiando, murió al caer desde los andamios que se usan a modo de puente entre las construcciones. Las operaciones policiales aún se mantienen a pesar de la muerte que generaron, bajo la promesa de que si desalojan las casas serán destruidas y las personas no van a ser detenidas.

Además de esto, miles de personas se están movilizando e impulsando la defensa del bosque. Atender a las peticiones de solidaridad difundiendo información es un modo de apoyar la lucha en curso, además de asumir como nuestra una lucha descentralizada que miles de personas están dando contra el capitalismo y sus planes de muerte.

Este 5 de cotubre pasado, la Justicia germana ordenó la paralización temporal de la tala del bosque de Hambach. Pero sabemos que la ley siempre favorece a los poderosos y no podemos dejar de recordar un testimonio sobre la situación en la Zona A Defender (ZAD) en Francia: «En nuestra opinión, en primer lugar, fue un error discutir con las autoridades. Siempre termina de la misma manera: las principales figuras de un movimiento entran en negociaciones, y al hacerlo, muestran que están dispuestas a renunciar a una parte de su autonomía. Las autoridades aprovechan esto para ofrecer algunas concesiones sin sentido; al final, retoman el control de la situación, después de lo cual ya no tienen ningún motivo para seguir haciendo concesiones o cumplir los acuerdos.»

PALABRAS DE UN DETENIDO EN HAMBACH

A mediados de septiembre y durante dos semanas, la empresa RWE, con la asistencia de un gran despliegue policial de todo el país, intentó desalojar la ocupación del Bosque de Hambach, cerca de la ciudad de Colonia. El saldo fue de 5 encarcelados y un muerto. Dos de ellos fueron liberados a las dos semanas. A continuación traducimos la carta que publicó uno de ellos, bajo el seudonimo "Winter" (por razones de espacio no esta publicada en la versión en papel)

Nos encierran y castigan, porque pensamos y actuamos independientemente y decidimos por nosotros mismos qué es correcto y qué no. Esto es lo que nos hace humanos: ética, autonomía, independencia, empatía, pensamientos sobre la justicia del futuro, nuestra unidad de cuerpo, alma y espíritu.

Con todas estas habilidades viene una responsabilidad muy especial, ¿y quieren que deje esta responsabilidad de lado y actúe egoísta y despiadadamente? ¿Quieren que cierre los ojos y los oídos? ¿Que sea una cáscara vacía, un robot, que solo sigue órdenes? No puedo hacerlo.

¿Cómo pueden exigir que niegue mi humanidad, o que me subordine a los intereses de lucro de una compañía, o políticos hambrientos de poder? ¿Cómo pueden exigir que actúe como si el mañana no importara, a pesar de que todo en nuestro sistema se basa en el futuro?

De lo contrario, ¿qué son los seguros, los testamentos o pensiones? Somos humanos, y sabemos lo que es el “futuro”.

Entonces, ¿cómo pueden exigirme, participar en la destrucción de los medios de subsistencia nuestra y de nuestros hijos, destruir mi propio futuro?

No siempre supe esto, lo mucho que necesitamos el bosque. En regiones alejadas de la costa, que no haya bosque significa muy poca lluvia. Sin lluvia no hay agricultura y sin agricultura hay muy poca comida. Y no podemos comer, ni beber lignito-carbón. Si no se quiere entender esto, y se piensa que “son solo árboles”, lo vamos a entender una vez que sea demasiado tarde.

Me están diciendo que lo que estoy haciendo es bueno, pero que son los métodos equivocados. Que son demasiado extremos. Hmm. ¿Cuán extremo entonces es este desalojo? Mientras me alejaban del bosque pude ver nuevamente la larga fila de patrullas, máquinas, tanquetas, etc. Y sabía que solo era una parte, que el resto estaban dentro del bosque.

Casi tuve que reírme, por lo ridículo. Porque sabía que estamos ganando, no importa cómo termine.

Algunos no tienen nada por qué luchar. Nos llaman extremos porque somos diferentes, porque somos consistentes, porque defendemos aquello en lo que creemos. Porque no podemos parar, de lo contrario nos traicionaríamos a nosotros mismos. Estábamos sentados en la cima, apenas podíamos movernos. Apenas podía girar. Solo podíamos mirarnos el uno al otro, compartir palabras de coraje y consuelo. Vinieron de todos lados, cortaron el techo sobre nuestras cabezas, cortaron las paredes detrás nuestro. Nos destrozaron la vida en partes. ¿Y luego nos acusan de violencia?

A veces por las mañanas estaba agradecido. Por una maravillosa noche de descanso, por despertar en el lugar correcto, por la gran sensación de seguridad y satisfacción que tuve. Nunca lo supe: ¿estoy hablando con la casa del árbol o con el árbol? Fue una criatura. Una criatura que llevaba algo que construimos, una criatura con la que vivimos juntos, soñamos juntos. Estábamos preocupados por los árboles, cuando no llovía. Pensamos que, en algún momento, caerían al suelo, debilitados. Se estaban poniendo amarillos, pero son fuertes. Tuvieron que pasar por mucho. Es una injusticia bombear agua subterráneamente, ¡es una gran injusticia!

Se estaban riendo los represores mientras gritábamos de pánico, porque estaban poniendo en peligro la vida de nuestro amigo. Estábamos gritando y gritando, y cortaron la cuerda. Solo la tensión lo sostuvo. ¿Quién está cometiendo los crímenes? 

Los estamos asustando porque no encajamos en sus esquemas, porque nuestra lucha no es por el poder o el dinero, sino el amor a la vida misma, el impulso salvaje por la libertad y la ira hacia los que quieren que dejemos esto de lado. Si doy mi identidad, me dejarán salir de aquí. Entonces probablemente muchos dirán que soy culpable. Pero mi identidad no es algo escrito en una hoja de papel. Mi identidad es la que me hace ser humano, mi esencia, mi alma, todo lo que aprendí en este bosque, todo lo que la gente de allí me enseñó. Todo eso lo perdería si les dijera quién soy. Reducirme a estas pocas palabras. No usaré el privilegio injusto de un pasaporte alemán. Me mantendré en solidaridad con aquellos que, debido a la represión, no pueden dar su identidad. Soy un humano y lucho por la preservación de esta tierra. Todo lo demás es irrelevante

SANTIAGO MALDONADO: THE PRESENCE OF AN ABSENCE

Just short of the anniversary of that 1st of August in which they took Santiago, it's important that the commemoration be accompanied by revolutionary memory and the extension of the social conflict. Santiago was a sensitive person, a rebel, his writings and raps speak so strongly that the wind doesn't carry them. They agitate and move us, against the pope, the presidents, the megaprojects and against the existing order, with humor, with certainty.

They tried to make Santiago disappear two times: firstly the armed forces and later others, hiding his struggle, his life, his ideas.

For Santiago, the anarchist who stood in solidarity with the prisoners for the sackings in Bariloche, who fought in the assemblies and the barricades of Chiloé, who cut the route 40 for the liberation of Facundo,(1) they organized church masses and they inserted him into electoral discourses. They tried to reduce him to a victim: of the gendermes, of Bullrich,(2) of Macri, or even of the mapuches themselves as the officialist slant pushed. Meanwhile, his comrades in struggle were pursued by the police and branded as infiltrators in the mobilizations, which still continues today.

"It's notable, that the repression suffered dialy by the mapuche communities in the south, imprisonment of Facundo Jones Huala, and above all, the profound social content of the Autonomous Mapuche Movement of Puelmapu, is in the same or worse grade of obscurity and misinterpretation as before the disappearance of Brujo." We said this last year, and it hasn't done anything more but get worse since then.

Recently, we are being witness to a new campaign of lies in which they try to establish the mapuche as those who fooled and abandoned Santiago, at the same time as they lied to the family. Santiago was not fooled in Cushamen, he knew what he was doing and not doing. Those that don't know anything are the killers and their accessories who think that with force and lies they can stop the struggle and the solidarity. For that reason they publish phone-taps made on Sergio Maldonado and on Ariel Garzi, who has already come out to say that those transcriptions are in part false. These phone-taps are one more part of the permanent mafioso message of the State, not only to the mapuche, but to the whole social movement. Like when they planted the dead body of Santiago, they want to sow the example of what can happen to us when we disobey, when we fight for a different reality. Just like on the other side of the the wire, it is sought to break apart the groups that tender support to the territorial recuperations, to isolate the communities in conflict, their authorities, spokespersons and combatants.

Like a year ago, like always, the State, it's Justice and its jails can't give any other response but violence, against all those who confront their terrorism and their world of death and misery.

Notes:
1: Facundo Jones Huala, incarcerated mapuche activist and tribal leader
2: Patricia Bullrich, Argentine Minister of Security


Traducción de La presencia de una ausencia, La Oveja Negra nro. 56.
Bajo el título One Year Later: Santiago Maldonado Presente! también fueron incluídos textos y canciones de Santiago: The god of business (El dios empresarial), Vote for me (Votame) y Argsesina (Argsesina).

martes, 4 de septiembre de 2018

EL AVANCE EVANGELISTA

Descargar en pdf
El debate en los parlamentos por la despenalización del aborto, pero más aún el debate en la calle y en los hogares visibilizó el avance sigiloso de los cultos evangélicos. El énfasis en la responsabilidad de la Iglesia católica argentina de la victoria de los senadores pro–aborto clandestino desestima la participación de los evangelistas en todo esto.

El sábado previo a la votación en el Senado hubo una masiva manifestación en Buenos Aires, más precisamente en el Obelisco, y allí su presencia no fue como apéndice de los católicos, fueron protagonistas en la calle, con su comunicado oficial y sus oradores. Luego, el día de la sesión, tuvieron a su cargo el escenario principal de los pañuelos celestes y los muñecos de bebés atados en palos, en torno a la hipócrita consigna de «salvemos las dos vidas».

Dicho comunicado rezaba: «Senadores y senadoras de la nación, en sus manos está la decisión más importante de su mandato. No importa cuál sea su ideología política, en esto se trata de cruzar la línea entre la vida y la muerte. Para el pueblo evangélico aquí representado esta línea es no negociable y sabremos tener en cuenta vuestra decisión en el momento en que nos toque votar.»(1) Y sobre los colores patrios una bandera advertía: «Ustedes voten a conciencia que nosotros votaremos a memoria».

Los evangélicos no tienen mucho que negociar, ya están “separados” del Estado, no dependen del presupuesto estatal porque se autofinancian.

«Tomamos mucha conciencia de lo que significa nuestra participación en la sociedad, mucho más que antes», dijo Walter Ghione, pastor del Movimiento Pentecostal.(2) Y agregó: «Hubo un cambio cultural en nuestras iglesias», destacando el «protagonismo social que tenemos en los sectores más vulnerables, con mayor presencia que la iglesia católica pero que siempre hemos sido despreciados por el Estado, nunca nos han dado participación». «Hoy tenemos que ganarnos esos lugares de decisión y la única manera es haciendo política», advirtió el pastor.(3)

Ha trascendido que ya han tenido contacto con Amalia Granata, que podría encabezar la lista a diputados provinciales en Santa Fe. Granata, además de ser un personaje televisivo desde hace años, ahora se destaca por sus discursos contra el movimiento de mujeres y por su defensa acérrima del aborto clandestino, pero cabe recordar que en su debut electoral, en las elecciones pasadas, como candidata a diputada nacional sacó 60.000 votos.

«Si al conocimiento que tiene Amalia le sumamos el aparato evangélico para la militancia y fiscalización podemos ser una gran sorpresa». Ghione reconoció, incluso, que hay consenso para que los domingos de elecciones se suspendan las reuniones de fe en los templos para que los fieles puedan fiscalizar.

El compromiso que tienen sus seguidores es la envida de cualquier cura católico y de cualquier partido político. Son una clara expresión del trabajo de base y territorial. Por estas tierras, los evangelistas son las primeras generaciones que han elegido esta fe, y no se trata de una transmisión de tradición obligatoria como sucede entre los católicos, quienes en su mayoría se reconocen a sí mismos de esa manera pero en verdad son muy pocos los consecuentes.

El cristianismo evangélico representa a más del 13% de la población argentina. Solo en Rosario, los domingos reunen a 170.000 fieles en 700 congregaciones dispersas en toda la ciudad, a algunas concurren entre 10 y 20 personas y en las más importantes más de 10.000.

Y no van a ser los protagonistas de la cuestión social, ya lo son. Tienen una llegada impresionante, permanente y personalizada en los barrios de todo el país, en las cárceles, donde acumulan fieles y dinero, incluso entre los “pueblos originarios” y en las pantallas de los televisores de todos los sistemas de cable.

Son quienes en toda América Latina y Estados Unidos intentan frenar la rabia de los pobres en cada estallido social. Son quienes bendicen las guerras imperialistas o, mejor dicho, las últimas invasiones imperialistas.

Hagamos un poco de memoria. En noviembre del año 2003 Franklin Graham visitó la ciudad de Rosario, llenando dos días consecutivos el estadio de Rosario Central con su Festival de la esperanza. En su recorrida por los medios de comunicación locales hacía una defensa encarnizada del ataque a la población en Irak y una defensa devota del entonces presidente de Estados Unidos George W. Bush, de quien era su asesor espiritual. Predicaba también un odio contra los islámicos y señalaba su religión como «perversa».
Caben recordar los delirios mesiánicos de aquel genocida: «América triunfará ante la adversidad porque es la voluntad de Dios», expresó durante la última campaña presidencial. «Estados Unidos ha sido bendecido gracias a nuestra fe en Jesús. El mundo entero tiene puestos los ojos en nuestro país y espera que nosotros los guiemos por el camino de la moral».

Ya el padre de Franklin, el célebre Billy Graham, estuvo por Rosario en 1962 y 1992. Y fue consejero espiritual de Richard Nixon, presidente de Estados Unidos entre el 69 y el 73, época en que acontecían, no por casualidad, las matanzas militares y paramilitares en América Latina, y los bombardeos con napalm en Vietnam. En una carrera de 60 años, se estima que predicó personalmente a 215 millones de personas en sus más de 400 cruzadas, transmisiones simultáneas y reuniones, en más de 185 países. Sin descuidar que llegó a otros millones más a través de la televisión, el cine, internet y 34 libros.
Su caso es uno entre otros. Solo por esta región se encuentran otras multinacionales como la Iglesia Universal del Reino de Dios (los «Pare de sufrir»), Asambleas de Dios y la Iglesia Evangélica Misionera (los locales de Canal Luz).

«Desde el inicio de la nueva crisis mundial capitalista y del viraje neoliberal asociado a ella, las comunidades religiosas comenzaron a economificarse con una determinación endiablada. –Señala Robert Kurz(4)–. Las grandes iglesias se consideran cada vez más como prestadoras de servicios en las cuestiones de dar sentido a la vida, vender consuelo y consejos edificantes como MacDonald’s vende hamburguesas o Beate Ushe lencería provocativa. Y las tenebrosas sectas evangélicas, que a partir de los EE.UU. llevan sus misiones al tercer mundo, se organizan como conglomerados transnacionales, en lo que por cierto se asemejan a la organización terrorista Al Qaeda. Por todos lados las congregaciones son objeto de racionalización, como la Volkswagen, y se exploran los mercados de la fe, tal como los mercados de tabletas de chocolate o de minas anti–personales. El marketing es todo en un mundo que ha conseguido transformar incluso a dios en una mercancía y resucitarle del sepulcro como cadáver ambulante.
De este modo, después de que la religión se haya amablemente economificado y se haya lanzado a los brazos del espíritu de la época, ahora los economistas se apuran en convertir, con igual delicadeza, su materia en religión. Se acuerdan con gratitud del estudio de Max Weber publicado en 1905 sobre la conexión interna entre capitalismo y protestantismo.»

La referencia a Weber es de su ensayo La ética protestante y el espíritu del capitalismo, donde desarrolla con profundidad los orígenes y el desarrollo histórico de la ligazón entre ambos. La ética protestante favoreció la búsqueda racional del beneficio económico sin condenar la obtención de riqueza sino su disfrute, considerando el trabajo no como medio sino como un fin en sí mismo y una manera de alabar a dios, promoviendo el ascetismo, la especialización y la perpetuación individual en profesiones.

Así que no se trata de dinosaurios sino de burgueses. Y tampoco estamos en la Edad Media, vivimos en un capitalismo democrático. Comprendamos dónde estamos, porque de lo contrario uno u otro encantador charlatán va a adornar con sermones, discursos o consignas este podrido presente.

En el fondo, poco importa si son católicos o evangelistas, si son religiosos o laicos, si en última instancia nos mandan a trabajar o nos echan según sus beneficios, nos llaman a votar para suponer que participamos en sus decisiones, y nos someten a que nos comportemos de acuerdo a sus mandatos, para que a fin de cuentas rechacemos una vida mejor en el más acá para esperarla en el más allá.

Notas:
1. Documento Salvemos las dos vidas.
2. Los evangelistas tomaron nota de su poder y preparan un frente electoral, Fabricio Navone 11/08/2018
3. En Rosario, no podemos olvidar que el primer pastor evangelista que logró conseguir una banca en el concejo deliberante lo hizo de la mano del partido de izquierda Ciudad Futura. Todo un logro del progresismo al estilo Podemos y Syriza, con pinceladas locales de kirchnerismo y autonomismo.
4. La resurrección economística de la religión. Neues Deutschland, Berlín, 2004.

CUIDAR Y PROTEGER

«Una de las peores cosas que se le puede hacer a un ser humano es tratarlo como si existiera solo para ser protegido» (Gilles Dauvé, Por un mundo sin orden moral)

El cuidado surge del impulso vital.
De la profunda necesidad del acompañamiento. De aquello irrefrenable de sentir a los otros en nosotros.
El cuidado es el abrazo, la confianza, la semilla. El Estado no puede cuidar. Las máquinas no cuidan.

Proteger implica dar cobertura por algo que el protegido no puede hacer por sí mismo.
La protección sucede a la desposesión y la profundiza.
No se protege al débil, se protege al debilitado.
No se protege al vulnerable, se protege al vulnerado.

La protección es racionalidad.
La protección implica sumisión y entrega.
Es el médico que se adueña de los cuerpos a los que trata y de los que requiere entrega total. Es el asistencialismo que sobreviene al despojo, es el derecho encubriendo la injusticia. Es la falsa seguridad para los saqueados de libertad, es la caridad sobre el desposeído.
Es la acción que sigue a la victimización de mujeres y niños.
Es la acción que sigue a la victimización de la naturaleza.
Es la objetivación misma de lo humano.
Es el encierro como libertad.
Es la prohibición disfrazada de cuidado. 

La protección es una de las formas del control. La cárcel se justifica como seguridad social, como protección y recuperación para el detenido. La escuela es proclamada como el lugar donde a los pibes se los protege de la calle. El trabajo protege de la mala vida.
Las “buenas” políticas públicas nos protegen de las crisis.

El Estado se protege esclavizando, pero también se protege protegiendo.
El Estado dice que nos protege cuando mata. Dice que mata para protegernos.
No hay contradicción alguna porque de eso se trata la protección.
De la tutela, la vigilancia, la cooptación, la violación.
Cuando el Estado protege, lo hace para protergerse a sí mismo.

El Estado no cuida, no puede hacerlo.
Las máquinas no cuidan.
Las máquinas no saben qué es el cuidado, ni podrán saberlo.
Ese es un elemento fundamental. La protección tiene un límite. Somos ese límite.
El Estado no puede cuidarnos. Nosotros sí.

CARTA DE DIEGO PARODI

Siempre quise cambiar el mundo, a pesar de que las personas me decían «es imposible». Sin importarme me lancé al vacío. Conocí muchos mundos diferentes, me encontré con el instinto, me guiaba, era una idea a la cual identificaron anarquía, que significa sin gobierno, sin ley, que significa libertad, solidaridad, apoyo mutuo, respeto, que es una fuerza rebelde que se subleva ante una clase de poder opresor. Esta idea es un mundo más libre, lo contrario al mundo que me negaba a aceptar. En el camino conocí otros soñadores de un mundo mejor que dejaron de creer en lo imposible para creer en las posibilidades. Qué hubiera sido de un mundo soñado sin aquellos que se arriesgaron a vivir libres, sin aquellos atrevidxs que no hicieron caso a lxs conformistas, a lxs derrotistas, a las autoridades, a las religiones, a la caja boba, a las reglas y el orden, a los límites, a los mandatos, a las verdades impuestas, a lxs psiquiatras, a las estadísticas.

Son las 22 hs de un día lunes, estoy encerrado en la celda de la cárcel por ser un atrevido en creer en un mundo mejor. ¿Cuántas siguen resistiendo al peso de los muros? ¿cuántos siguen resistiendo en la calle la represión cotidiana? ¿cuántos fueron asesinadxs, cuántos libros quemaron por creer que la tierra no es el centro del universo? Esos libros y seres voy a amar y cuidar, y por ellxs luchar, sé que ellxs lucharán por mí, ellxs son la posibilidad, ellxs portan el mundo que soñaron, nosotrxs portamos el mundo y si no nos cuidamos entre nosotrxs ¿quién nos va a cuidar?(...)

* Extracto. Julio/Agosto 2018. Desde la cárcel de Marcos Paz (Buenos Aires). Secuestrado por el Estado argentino el 14 de diciembre de 2017 en las calles de Capital Federal.

VAN A REPRIMIR PERO NO PUEDEN PARARNOS

Una vez más la guerra es la paz. Las fuerzas armadas se concentran en la Patagonia bajo el nombre de Comando Unificado, e incluso sin nombre, cualquier pretexto es útil para la militarización.

Y ahí estaban en Neuquén, en los techos y en el suelo de la dependencia de Gendarmería. Dispararon balas de goma con la brutalidad que solo ellos saben desplegar. El objetivo: una manifestación en memoria de Santiago Maldonado. Cuando la gente llegó al edificio de Gendarmería gritaron y recordaron otras represiones y otras víctimas. Una vez más, pasado y presente se perpetuaron bajo el signo del terror y la lucha social.

En La Plata reprimieron a trabajadores del Astillero Río Santiago y no mataron porque los explotados supieron resistir con fuerza. Cinco personas detenidas, heridos, cabezas rotas, un embestido por una patrulla, pero los atropellados somos todos.

En Punilla, Córdoba, avanzó la policía defendiendo el proyecto de la autovía de montaña. Esta autovía de casi 2.000 metros es parte de la increíble cantidad de devastaciones que está generando el Plan IIRSA en el Cono Sur.

Luis Chocobar, el policía que asesinó a Juan Pablo Kukoc, de 18 años, se reincorporó a las Fuerzas.

La represión también se reforma y las Fuerzas Armadas se están reorganizando para «ejercer la custodia de objetivos estratégicos». Se inauguró en la Quiaca un aguantadero militar con una primera tanda de 500 soldados que ascenderá a 3000 para fin de año.

Premio a los que reprimen y castigo a los que luchan, eso y no otras cosas es lo que vamos a seguir viviendo hasta que paremos la represión.

En Neuquén se violentó una conmemoración, un ejercicio de memoria sobre un compañero caído en lucha. En Córdoba a quienes intentan detener la devastación de la tierra.

El Estado se está endureciendo para reprimir y estigmatizar cualquier movimiento de protesta. Tanto a los que se proponen “democratizarlo” para salvarlo, como a los sectores combativos. A Santiago Maldonado y Rafael Nahuel intentan presentarlos como un aviso de lo que puede pasar a quienes navegamos contra la corriente por el mar muerto del Capital.

Quieren meter miedo, porque buscan su estabilidad en esta crisis imparable. Y con los debates de reformas y la propaganda mediática permanente, buscan forjar la unidad del partido del orden.

ESTADO ASESINO

Hace casi seis años, el 23 de diciembre de 2012, el Estado asesinaba a Florencia “la China” Cuellar de 23 años, la última de nueve asesinadas en el mismo penal. Presa en la Unidad IV del Complejo Penitenciario de Ezeiza. Por crear lazos de solidaridad fuertes con sus compañeras, por proponer una biblioteca para el pabellón, por señalar los atropellos que se sufren cotidianamente en la cárcel. Por eso la mataron a golpes, e hicieron trascender el caso como un suicidio cuando el cuerpo estaba lleno de moretones. Al día de hoy, sigue sin haber ninguna respuesta por parte del Servicio Penitenciario Federal y el Poder Judicial a los pedidos de esclarecimiento.

Su padre, Alfredo Cuellar, fue secuestrado tres veces, y en una de ellas dado por muerto. Pero sigue luchando. El viernes 17 de agosto visitó Rosario para la jornada Democracia, represión y cárcel*, en la cual nos contaba que «el miércoles mataron a un amigo de mi hija, “el Bocha”». A Cristofer Rego, “el Bocha”, lo mató la Prefectura por la espalda porque no se detuvo con su automóvil en un control vehicular. Ocho prefectos limpiaron la escena para que parezca un robo. Pero un testigo, amigo de la familia, los denunció. Hoy se encuentra amenazado de muerte.

Ese mismo viernes, además de Alfredo, estuvieron presentes en la jornada Silvia Rosito y Cristina Gramajo (madres de dos de los 7 de Pergamino), Mónica Alegre (madre de Luciano Arruga) y Karina “la Galle” Germano (ex–presa política).

Seguramente algunos insensibles oportunistas intentarán hacer del Bocha una bandera solo porque se oponen a Macri y a Bullrich, pero como no se oponen a los gobiernos anteriores no mencionarán a los Luciano Arruga, ni a las China Cuellar. Podríamos nombrar asesinados entre una alternancia de gobierno y otro hasta el cansancio. Quienes impulsan muchas veces ese reparto de cifras son nada más ni nada menos que quienes tienen las manos limpias porque aún no pudieron ser gobierno. Pero es una verdad incuestionable que el terrorismo de Estado cada 4 años cambia de gerencia.

La madre de uno de los pibes calcinados en la comisaría 1ra de Pergamino lo dijo bien claro: «El Estado está para protegerse, no para protegernos».

* El registro de esta jornada se puede ver completo en Youtube. Charla: Democracia, represión y cárcel (17/08/2018).

ACTUALIDAD DE LA LUCHA MAPUCHE

El sábado 25 de agosto a las 17 hs más de 20 efectivos de la Policía Federal irrumpieron en el domicilio donde el Lonko Facundo Jones Huala cumplía prisión domiciliaria desde el 27 de julio de este año. Lo arrancaron a golpes de la casa de su abuela y se lo llevaron detenido sin mediar palabras, ni notificar por horas su paradero. Más tarde, se conoció que había sido trasladado al pabellón 6 de la unidad número 14 de Esquel donde lo retendrán hasta concretar su extradición a Chile.

El motivo de este nuevo atropello al compañero Facundo es que el día 23 de agosto la justicia argentina ratificó su extradición a Chile, proceso por el cual ya había sido juzgado en el año 2016 y declarado nulo. Asimismo, la resolución del tribunal se fundamentó en la existencia de «peligro de fuga», por lo cual debía ser revocada su prisión domiciliaria. Una muestra más de que las leyes son solo palabras escritas al servicio del poder, cuando se trata de castigar y amedrentar a los compañeros en lucha.

Por otro lado, el verdugo Gustavo Villanueva continúa persiguiendo a Fausto Jones Huala y Lautaro González, los declaró en rebeldía y los está intentando encarcelar, encubriendo a los prefectos que el 25 de noviembre dispararon sin asco en la lof Lafken Winkul Mapu.
El cabo Francisco Javier Pintos y los mercenarios del grupo Albatros siguen en funciones. Rafita muerto y los mapuche reprimidos.

Al cierre de esta edición (04/09) se realizó en Esquel la segunda audiencia preliminar donde el grupo Benetton acusa de usurpación y abigeato a compañeras y compañeros de Cushamen. Por la mañana al no trasladar desde la U14 a Facundo Jones Huala, se decidió un cuarto intermedio. En ese momento, con la excusa de ser notificado, Matias Santana fue detenido a golpes. Largándolo hacia la tarde. Finalmente Facundo fue trasladado para dar comienzo a la audiencia.

Matías afirmó: «Esto no es mas que la persecución, el hostigamiento que vive nuestro pueblo cotidianamente. Así es como nos responde el Estado, asi es como nos responde el poder judicial, político, inclusive policial. Sacándome de una audiencia a los manotones, esposado. Pero bueno esta es la lucha que tenemos que dar cotidianamente los mapuche y vamos a seguir firme en esto».

NO HAY ACCIDENTES, HAY DESIDIA

El pasado 3 de agosto en Moreno, provincia de Buenos Aires, por una fuga de gas seguida de explosión en una escuela pública murieron dos trabajadores: Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y portero del establecimiento respectivamente. El mismo día en Rosario, Héctor Solís de 35 años y obrero de la construcción caía por la mañana desde el cuarto piso de un edificio que se está construyendo en Balcarce al 1400, muriendo por la tarde en el hospital.

No hay accidentes laborales. Hay desidia y desprecio de los patrones, sea este un particular o el mismísimo Estado. Murieron tratando de ganarse la vida. Estos “accidentes” son responsabilidad absoluta de quienes mantienen y se benefician de este orden capitalista: patrones, empresarios, sindicalistas y gobernantes. Ellos son quienes calculan las pérdidas en dinero, se rompa una maquinaria, se pierda una licitación, pierdan un juicio o se muera un trabajador.

Habrá capataces más cuidadosos que otros, gobernantes más o menos demagogos, sindicalistas más o menos paternalistas, pero todos están al servicio de la ganancia particular y del Capital en general.

Las tres muertes acá nombradas eran evitables. Sin embargo, así funciona esta sociedad. ¿Quién iba a evitarlas? ¿Quienes no se juegan el pellejo en eso? ¡Jamás!

Una lista del sindicato puede acusar a otra, pero ambas están de acuerdo en lo esencial: conservar las ganancias del patrón, someternos a laburar y sacar su tajada. No nos olvidamos cuando hace algunos años en un “accidente” ocurrido en pleno centro de la ciudad, y en pleno boom inmobiliario rosarino, un montón de trabajadores de otros rubros nos acercamos a ver qué había pasado y la patota de la UOCRA cayó a dispersarnos y a gritar que «acá no pasó nada». Y mucho menos olvidamos los ajustes de cuenta con los trabajadores de la construcción que realmente quieren luchar por su fuerza de trabajo, de los asesinatos y aprietes de norte a sur.

Los futuros candidatos y su séquito de votantes pueden responsabilizar a Vidal y a Macri por lo ocurrido en Moreno, y no están equivocados, sin embargo, una cosa es responsabilizarlos y otra es ocultar la responsabilidad de clase tras dos o tres nombres y apellidos. No sirve atacar individuos sin atacar su rol social. Es cierto que la injusticia no es anónima, tiene nombre y dirección, pero cambiarle el rostro y mudarla no acaba con la injusticia.

El malestar y la necesidad que padecemos quienes trabajamos, las situaciones de precariedad y peligro a las que nos vemos sometidos nos fuerzan a tomar conciencia de la sociedad en la que estamos y a la cual contribuimos día a día a mantener. De nosotros depende ampararnos en personajes que nos llevan a diversos callejones sin salida o comenzar a pensar y explorar otras posibilidades. No confundamos la defensa de la fuerza de trabajo con la defensa de la fuente de trabajo. No defendamos la ganancia de los explotadores. No confiemos en quienes viven de nuestro esfuerzo.


* Por razones de espacio este artículo no esta disponible en la versión en papel, y por tanto tampoco en el pdf para descargar

jueves, 9 de agosto de 2018

ILLUSIONE DI MOVIMENTO. INTORNO AI FILM «SOLEDAD» E «EL CAMINO DE SANTIAGO»


Ad un paio di chilometri dal territorio ribelle di Cushamen dove hanno ammazzato Santiago c’è il museo Leleque, appartenente alla fattoria Benetton e dedicato alle ‘culture aborigeni’. Con quella messa in scena il gruppo imprenditore italiano e lo Stato argentino intendono ridurre le comunità in fantasmi senza voce né memoria. Oggetti inanimati inondano le loro vetrine, foto in bianco e nero. Testi che non dicono nulla. Un’atmosfera senza vita che fondamenta la ragione statale. Fuori dal museo e la fattoria, il macchinario capitalista si manifesta in modo meno sottile ma complementario: sparatorie, incendi delle rukas, tentative di sgomberi, torture e la scomparsa ed assassinio di compagni delle comunità.

Dire che la storia la scrivono i vincitori è un luogo comune ma non per questo meno vero.

Questo primo agosto, nel teatro di Buenos Aires ND Ateneo, ci sarà l’anteprima del documentario El camino de Santiago (Il cammino di Santiago) diretto da Tristán Bauer con sceneggiatura di Florencia Kirchner.

Il 20 settembre debutterà il film Soledad intorno a Soledad Rosas e il suo compagno Baleno, diretta da Agustina Macri, figlia dell’attuale presidente.

Come se fosse un macabro scherzo, due figlie dei cognomi più potenti della borghesia e della politica attuale hanno scelto la vita di questi compagni anarchici per i loro prodotti.

In entrambi casi hanno trovato elementi che, ridotti a circostanze cinematografiche, risultano seducenti: la ribellione giovanile, il viaggio iniziatico, la lotta per una causa, la fine tragica. In aggiunta, nel caso di Soledad Rosas, il romanticismo appassionato.

Il cammino della bugia
La scelta del titolo del documentario, così ovvio per questi amici del Papa, non deve essere giudicata sbagliata o poco profonda. Il cammino di Santiago esiste. È un’enorme rotta di pellegrinaggio cattolico, tra la Francia, la Spagna ed il Portogallo che porta alla città di Santiago de Compostela in Galizia, dove i fedeli onorano il martire Santiago il Maggiore, uno dei dodici apostoli. Titolo eloquente, riflette fedelmente la cosmovisione progressista: la riduzione di una persona a personaggio di finzione e poi a martire e santo, cioè non umano. Per rendergli omaggio ai suoi fedeli solo tocca pregare e rimpiangerlo; ammirano solo l’irreale, quello che è impossibile da capire e accompagnare. Tutto ben cristiano.

L’anno scorso hanno già voluto impadronirsi della figura del nostro compagno: con le loro manifestazioni come processioni, hanno tentato di trasformare il Brujo in martire della democrazia, mettendolo nell’imbroglio politico che così tanto ha disprezzato con la sua lotta, con le sue canzoni, con i suoi scritti. Senza pudore hanno sottovalutato la lotta mapuche radicale –“poveretti gli indiani”– quelli a chi Santiago sarebbe andato ad aiutare, come chi fa carità cristiana. Nelle loro manifestazioni non parlavano della prigione di Jones Huala, né della situazione di Cushamen, né della proposta del MAP (Movimento Mapuche Autonomo del Puelmapu). Riguardo la RAM (Resistenza Ancestrale Mapuche) solo potevano concepire che fosse una creazione dei servizi d’informazione. Cristina Fernández, madre di Florencia, si è presentata con totale sfacciatezza in una messa portando la foto di Santiago al tempo che invitava i suoi seguaci a tradire e punire compagne e compagni, accusati di infiltrati, terroristi, o impiegati di Macri. Eretici, iconoclasti che non volevano processioni ma che bloccavano autostrade e strade, e lapidavano poliziotti e chiese.

Un buon prodotto per il mercato, El Camino de Santiago è stata promossa da una strategia di marketing contemporanea. Nelle strade di Buenos Aires sono apparse locandine anonime, dall’estetica militante, illustrate con gli occhi del nostro compagno. E recitavano: “Dove finisce il cammino di Santiago?” Altrettanto sulle reti sociali. Diversi spot con immagini della Patagonia con la stessa domanda. Tante persone hanno cominciato a diffonderlo senza sapere nemmeno di cosa si tratasse e chi ci fosse dietro.

Il regista della pellicola è Tristán Bauer, uno dei migliori cantastorie del governo precedente. Ex direttore di Canal Encuentro, ha anche diretto, tra altri: Evita, la tumba sin paz (1997), il noto Iluminados por el Fuego (2005) sulla guerra di Malvinas e Che, Un Hombre Nuevo (2010) che ha avuto la sua prima strapiena nel Monumento alla Bandiera di Rosario. Uno dei produttori è il Topo Devoto, che ha già lavorato in Néstor Kirchner, la película (2012), diretta da Paula Luque.

Oggi questi esseri orribili hanno prodotto un’immagine scemata del compagno Brujo, mettendolo accanto a tutte queste figurine, icone del progressismo.

Per di più, Clarín e altri mezzi reazionari sono saltati su ad attaccare il documentario, per continuare ad inzigare che la scomparsa e assassinio di Santiago sono stati solo un una storia da operetta dei ‘K’ (i kirchneristi) contro il governo di Macri, che in realtà Santiago è semplicemente affogato e che poi è stato ingannato dai mapuche terroristi. Il discorso della ‘grieta’ (la ‘crepa’) che conviene tanto agli affari elettorali di entrambi i gruppi.


Ideale. Amore. Ingiustizia 
Nel 1998, in mezzo ad un montaggio giuridico-poliziale dove sono accusati di appartenere ad un gruppo ecoterrorista chiamato ‘Lupi Grigi’, Baleno per primo e Soledad Rosas dopo, compagni di lotta e di vita, si sono impiccati nel loro isolamento. “Crimine di stato” l’hanno chiamato i compagni, perché sono stati spinti a prendere quella decisione. Nel contesto di questo montaggio tanti altri sono stati incarcerati, squatters e locali monitorizzati in un tentativo di intimidazione. La lotta in difesa della terra, così come si presenta la storica campagna contro i treni ad alta velocità in Europa, trovava un rovesciamento storico.

Al successo dello Stato è seguito quell’altro del sensazionalismo e del commercio. Sia in Italia che in Argentina ha avuto un’importante ripercussione mediatica. Anarchici e squatters di quegli anni hanno avuto qualche pagina o minuto all’aria nei media di questa regione per parlare di Soledad. “La nuova forma di guerriglia”, intitolava il giornalista Chiche Gelblung nel suo programma Memoria mentre intervistava squatters a Rosario. A battere il ferro ancora caldo è stata anche l’associazione imprenditrice Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota che ha nominato Soledad in una delle loro canzoni: “La Sole se fue de lo linda que era” (“La Sole è partita da quanto era bella”). No, l’ha suicidata lo Stato.

Nel 2003 viene pubblicato il libro Amor y Anarquía, la vida urgente de Soledad Rosas di Martín Caparrós, una delle faccie in quegli anni del giornalismo serio e progressista assieme a Jorge Lanata. Il libro è stato un successo e le parole di amore e anarchia circolavano nella tv.

Ma il peggio stava per arrivare, con la realizzazione di Soledad da Agustina Macri e certamente la riedizione del libro. Caparrós, con insopportabile cinismo, difende la realizzazione del film perché nel suo ruolo di bravo uomo d’affari sa adattarsi a ciò che vende nei tempi che corrono, “donne protagoniste” secondo i pubblicitari e gli sceneggiatori.

La complessa e necessaria lotta anticapitalista incarnata da Soledad e Baleno la si vuole far diventare “un ideale, un amore, un’ingiustizia”, come recita il sottotitolo del film.


Atto finale
 
Non smettiamo di chiederci, anche se inutilmente, cosa passa per la testa di qualcuno come Agustina Macri o Florencia Kirchner. Ma non ha senso l’avventurarci ad abissi così scuri. Da nostra parte invitiamo a non assistere alle proiezioni di entrambi i film e a difondere la verità su questi compagni. Esercitiamo una memoria attiva e ribelle.

Ci rallegra sapere che in Italia, compagne e compagni hanno boicottato le riprese di Macri che ha dovuto spostare le sue locations a Milano, mentre che a Roma si sono dovute realizzare sotto la sorveglianza della polizia antisommossa.

Questi compagni non appartengono a nessun gruppuscolo, non vogliamo esercitare su di loro il diritto alla proprietà che ci impone il Capitale. Le loro lotte, le loro vite antagoniche, appartengono ormai a tutta la memoria anticapitalista di tutto il pianeta. I loro sguardi, le loro azioni e le loro parole ci nutrono oggi e lo faranno domani con le nuove generazioni di lottatrici e lottatori. Tanto meno c’entrano in qualche romanzetto borghese.

In quelle pellicole non ci saranno il Brujo, né Sole, né Baleno. Non c’è niente da vedere.

Soltanto una rappresentazione di una falsificazione precedente al prezzo di un biglietto. Soltanto un montaggio di immagini morte animate da un’illusione di movimento.

Testo elaborato tra compagni di Rosario e Buenos Aires (Argentina)